Publicado 16/03/2021 13:03CET

La ONU cifra en cerca de 150 los muertos y más de 2.000 los detenidos en las protestas tras el golpe en Birmania

Protesta contra la represión policial en Rangún
Protesta contra la represión policial en Rangún - THUYA ZAW / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha cifrado este martes en 149 los fallecidos en la represión de las protestas contra el golpe de Estado en Birmania y en 2.084 los que permanecen detenidos "arbitrariamente".

En un comunicado, la portavoz Ravina Shamdasani ha alertado de que el balance de muertos como resultado del "uso ilegal de la fuerza letal" contra manifestantes en el país asiático "se ha disparado" durante la última semana. De los fallecidos confirmados, al menos once murieron el lunes y 57 durante el fin de semana.

Asimismo, estas cifras incluyen a las personas asesinadas durante la "represión violenta" en el distrito de Hlaing Thar Yar, en Rangún, después de que personas desconocidas prendieran fuego a fábricas operadas o con inversión china.

Shamdasani ha denunciado que hay "muchas más informaciones" de "más asesinatos" que la agencia de la ONU aún no ha podido confirmar, al tiempo que ha alertado de que confirmar las informaciones "se está volviendo cada vez más difícil", en particular por la imposición de la ley marcial en municipios de Rangún y Mandalay.

También porque "en muchos barrios de clase obrera donde las personas han sido asesinadas" es "fácil" llevar a cabo "apagones" impuestos por el Estado.

En referencia a los detenidos, ha subrayado que las fuerzas de seguridad birmanas continúan practicando arrestos "arbitrarios" por todo el país y ha subrayado que el organismo tiene constancia de informaciones sobre torturas a los detenidos.

"Cientos de personas que han sido detenidas de forma ilegal siguen en paradero desconocido y no han sido reconocidas por las autoridades militares, lo que equivale a desapariciones forzadas", ha agregado.

Además de los civiles detenidos, al menos 37 periodistas han sido también arrestados, 19 de los cuales permanecen bajo custodia "de forma arbitraria". En este contexto, Shamdasani ha especificado que se han constatado al menos cinco fallecimientos bajo custodia en las últimas semanas, y al menos dos de los cuerpos de las víctimas mostraban signos de un "abuso físico severo", lo que indicaba que fueron torturados.

Así, la oficina de Naciones Unidas se ha mostrado "profundamente preocupada" porque la represión continúe intensificándose, por lo que han pedido al Ejército birmano que "ponga fin a los asesinatos y las detenciones de los manifestantes".

Contador