Publicado 05/03/2021 14:37CET

La ONU critica el "deterioro" de la situación de los DDHH en Argelia por la detención de manifestantes y activistas

Archivo - Una protesta en Argelia contra las elecciones presidenciales de diciembre
Archivo - Una protesta en Argelia contra las elecciones presidenciales de diciembre - Stringer/dpa - Archivo

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas ha expresado este viernes su "gran preocupación" por el "deterioro" de la situación de los Derechos Humanos en Argelia y el aumento de las detenciones entre manifestantes y activistas prodemocráticos en el país, dos años después de la salida del poder del expresidente Abdelaziz Buteflika.

"Las protestas, que han continuado online como resultado de la pandemia de COVID-19, se han reiniciado en las calles en las últimas semanas, con las autoridades respondiendo de la misma forma represiva que en 2019 y 2020", ha indicado el portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Rupert Colville.

Así, ha resaltado que "ha habido numerosas ocasiones en todo el país en las que las fuerzas de seguridad han usado una fuerza innecesaria y excesiva" y ha apuntado igualmente a "arrestos arbitrarios para suprimir las manifestaciones pacíficas".

"Según información fiable, cientos de personas han sido arrestadas desde que las protestas se reiniciaron el 13 de febrero", ha manifestado Colville, quien ha hecho hincapié que "estos acontecimientos recuerdan lo ocurrido en 2019 y 2020, cuando al menos 2.500 personas fueron arrestadas o detenidas en conexión con su activismo pacífico".

"De forma similar los procedimientos penales de 2019 y 2020 contra activistas, defensores de los Derechos Humanos, estudiantes, periodistas, blogueros y ciudadanos de a pie que han expresado críticas han continuado durante los dos primeros meses de 2021", ha puntualizado.

En esta línea, ha reseñado que "hay periodistas detenidos por cubrir o informar sobre el movimiento de protestas y 16 medios online independientes conocidos por sus informaciones críticas han sido bloqueados", antes de criticar el uso de cláusulas "vagas" del Código Penal para "limitar la libertad de expresión".

El portavoz del organismo de la ONU ha señalado además a "informes creíbles" que apuntan a que "cerca de mil personas han sido juzgadas por participar en el 'Hirak' --el movimiento popular de protestas antigubernamentales-- o por publicar mensajes críticos con el Gobierno en redes sociales".

"Según estas mismas informaciones, al menos 32 personas están actualmente detenidas por el legítimo uso de sus Derechos Humanos y algunas hacen frente a largas condenas, mientras que otras están en prisión a la espera de juicio", ha explicado.

Por otra parte, Colville ha asegurado que el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha recibido también "acusaciones de tortura y malos tratos" bajo custodia, "incluida violencia sexual", por lo que ha pedido a las autoridades que "dejen de usar la violencia contra manifestantes pacíficos y pongan fin a los arrestos y detenciones arbitrarios".

"Pedimos a las autoridades que liberen de forma inmediata e incondicional a todos los arrestados de forma arbitraria por supuestamente apoyar el 'Hirak' y que se retiren todos los cargos contra ellos", ha dicho, al tiempo que ha pedido investigaciones "rápidas, imparciales y efectivas" en torno a las acusaciones de torturas y malos tratos bajo custodia y que los responsables "rindan cuentas".

Por último, Colville ha recalcado que el organismo reclama a las autoridades argelinas "que revoquen las cláusulas legales y políticas que están siendo utilizadas para juzgar a personas que ejercen sus derechos a la libertad de expresión y asamblea pacífica".

EL PRESIDENTE DEFIENDE SU PAPEL

Las palabras de Colville han llegado apenas unos días después de que el presidente argelino, Abdelmayid Tebune, asegurara que la mayoría de las demandas de los manifestantes que se echaron a las calles en 2019 para protestar contra un nuevo mandato de Buteflika "han sido satisfechas", a pesar de las últimas movilizaciones antigubernamentales en el país.

"En el segundo aniversario del 'Hirak', la gente salió para conmemorar esta ocasión, si bien una parte lo hizo por otros motivos que no están en línea con las reivindicaciones del auténtico 'Hirak'", dijo, antes de apuntar que demandas como la anulación de la candidatura de Buteflika, un cambio de Gobierno y la disolución del Parlamento han sido llevadas a cabo.

"El régimen argelino está bien definido a día de hoy. El pueblo argelino salió a las calles y hemos hecho realidad sus reivindicaciones. La gente ha elegido comicios y ha preferido un cambio institucional", añadió, si bien los manifestantes afirman que se trata de cambios cosméticos y piden una mayor democratización del país y la salida del poder de la cúpula vinculada a Buteflika.

Tebune hizo así referencia a las presidenciales de diciembre de 2019, celebradas tras la salida del poder de Buteflika y en las que accedió al cargo. La votación estuvo marcada por una participación en mínimos históricos, en una muestra del rechazo popular a su figura.

Este mínimo en la participación alcanzó un nuevo hito meses después durante el referéndum constitucional impulsado pro Tebune, su principal proyecto político, en otro reflejo de la insatisfacción popular con la política en el país y en medio de una crisis económica empeorada por la caída de los precios del petróleo.

Las nuevas protestas, que coincidieron con el segundo aniversario de las movilizaciones contra Buteflika, llegaron un día después de que Tebune anunciara una remodelación de su Gobierno --que mantiene a Abdelaziz Yerad como primer ministro-- y firmara el decreto para la disolución del Parlamento, tras anunciar que convocará elecciones anticipadas, que deberán celebrarse en un plazo de tres meses.