Publicado 27/05/2020 20:31CET

La ONU denuncia los "actos de barbarie" en el noreste de RDC y cifra en cerca de 300 los muertos desde octubre de 2019

RDCongo.- La ONU denuncia los "actos de barbarie" en Ituri y cifra en cerca de 3
RDCongo.- La ONU denuncia los "actos de barbarie" en Ituri y cifra en cerca de 3 - GETTY IMAGES / URIEL SINAI - Archivo

Achaca la mayoría de los ataques a miembros de la comunidad lendu, integrantes mayoritarios de CODECO

MADRID, 27 May. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas ha alertado este miércoles por el incremento de la violencia y los "actos de barbarie" en la provincia congoleña de Ituri, situada en el noreste de República Democrática del Congo (RDC), y ha apuntado que desde octubre de 2019 han muerto cerca de 300 personas en ataques armados en la zona.

La Oficina Conjunta de la ONU para los Derechos Humanos (BCNUDH) ha detallado en un comunicado que durante este periodo de tiempo han sido asesinadas 296 personas, mientras que 151 han resultado heridas y 38 han sido violadas, antes de agregar que entre las víctimas "hay muchas mujeres y niños".

Asimismo, ha señalado que la mayoría de los ataques han sido perpetrados por personas armadas de la comunidad lendu, especialmente en los territorios de Djugu y Mahagi, escenario de un incremento de ataques de la milicia Cooperativa para el Desarrollo de Congo (CODECO), integrada fundamentalmente por esta comunidad.

Los ataques se han recrudecido desde el mes de marzo, principalmente en los alrededores de minas, con objetivo principal entre miembros de las comunidades hema y alur, según ha indicado el organismo. Esta situación ha provocado un aumento del desplazamiento de personas hacia zonas urbanas más seguras.

En este sentido, la oficina de la ONU ha indicado que desde junio de 2018 se ha visto desplazadas cientos de miles de personas en Djugu, Mahagi y Bunia, lo que eleva a más de 1,2 millones los desplazados internos en la provincia de Ituri.

"La persistencia de esta violencia supone un riesgo de que los miembros de las comunidades afectadas por los ataques, que hasta ahora han dado muestra de contención, constituyan milicias de autodefensa, lo que podría aumentar la probabilidad de violencia intercomunitaria de mayor calado en la región", ha alertado.

Por otra parte, ha denunciado que "el carácter generalizado y sistemático" de los ataques contra civiles podría constituir crímenes contra la Humanidad y crímenes de guerra, antes de enumerar entre los "actos de barbarie" las decapitaciones y mutilaciones de cadáveres.

La BCNUDH ha pedido además a las autoridades congoleñas que continúen sus esfuerzos para garantizar la seguridad de las comunidades y los desplazados internos, además de apoyar a la comisión de investigación para llevar a los responsables de estos abusos ante la Justicia. Por último, ha solicitado "esfuerzos de reconciliación entre las comunidades".

La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) cifró la semana pasada en cerca de 1,2 millones los desplazados desde junio de 2018 en los territorios de Djugu, Mahagi e Irumu, todos ellos en Ituri, entre ellos 200.000 desde principios de año.

Asimismo, la sociedad civil de Ituri informó el 14 de mayo de que alrededor de 600 personas han muerto a causa de los ataques de CODECO en la provincia en lo que va de año y habló de cuatro meses "muy catastróficos", especialmente en los territorios de Djugu y Mahagi.

CODECO está integrada predominantemente por miembros de la comunidad lendu. Desde junio de 2019 se ha registrado un repunte de los enfrentamientos intercomunitarios entre los lendu y los hema en Djugu y otras zonas de Ituri.

Estos incidentes han traído a la memoria el conflicto entre los hema y los lendu entre 1999 y 2007 por derechos de pastoreo y representación política, que se saldó con cerca de 50.000 muertos.