Publicado 18/01/2021 08:46CET

La ONU expresa su "profunda preocupación" por los recientes enfrentamientos intercomunitarios en Darfur (Sudán)

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, en una imagen de archivo.
El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, en una imagen de archivo. - Michael Kappeler/dpa/Pool/dpa - Archivo

Los incidentes se han saldado con más de 80 muertos y cerca de 50.000 desplazados

MADRID, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Naciones Unidas ha expresado su "profunda preocupación" por la muerte de más de 80 personas en los enfrentamientos intercomunitarios registrados durante el fin de semana en el estado sudanés de Darfur Occidental (oeste).

"El aumento de la violencia intercomunitaria ha dejado numerosos muertos y heridos, ha desplazado a cerca de 50.000 personas y ha causado la destrucción de propiedades", ha lamentado el portavoz de Guterres, Stéphane Dujarric, en reacción a los incidentes.

Así, Guterres ha reclamado a las autoridades sudanesas que "hagan todos los esfuerzos para reducir las tensiones y poner fin a los combates, restaurar la ley y el orden y garantizar la protección de los civiles, en línea con el Plan Nacional para la Protección de Civiles del Gobierno".

Los incidentes estallaron tras la muerte de un miembro de una comunidad nómada árabe durante una refriega con un integrante de la comunidad mesalit en el campamento de Kerainding, situado en los alrededores de la capital estatal, El Geneina, un incidente similar a los registrados entre estos mismos grupos en diciembre de 2019.

Pese a que el responsable de la muerte del nómada fue detenido por las fuerzas de seguridad, miembros de su comunidad se dirigieron inmediatamente al campamento de Kerainding y atacaron a los residentes, tal y como ha recogido el portal sudanés de noticias Sudan Tribune.

El Comité de Doctores de Darfur Occidental ha detallado que hasta el momento se han confirmado 83 muertos y 160 heridos, tras lo que el Consejo de Defensa y Seguridad de Sudán ha ordenado tras una reunión de seguridad celebrada el domingo enviar refuerzos para garantizar la seguridad en la zona.

Los médicos de la zona se encuentran ahora en el lugar para "brindar atención médica a los heridos en medio de la dificultad de movimiento y la escasez de recursos", mientras el Colegio de Médicos ha formulado un llamamiento urgente para garantizar el suministro de material a los hospitales.

Asimismo, el portavoz de la Coordinadora General de Campamentos de Desplazados y Refugiados, Adam Rijal, ha manifestado que la situación es El Geneina es "difícil" y "extremadamente compleja", en medio de un repunte de los enfrentamientos intercomunitarios en la región de Darfur durante los últimos meses.

Estos incidentes tienen lugar además después de que el Gobierno y los grupos armados firmantes del histórico acuerdo de paz de octubre de 2020 acordaran desplegar una fuerza conjunta a raíz de la retirada de las tropas de la Operación Híbrida de la Unión Africana y Naciones Unidas en Darfur (UNAMID).

Sin embargo, a pesar de que la UNAMID puso fin a sus operaciones e inició el repliegue hace cerca de dos semanas, esta fuerza conjunta no ha sido enviada sobre el terreno, lo que ha provocado un vacío de seguridad que las autoridades pretenden llenar al menos de forma temporal con el envío de refuerzos para hacer frente a la situación.

LA CRISIS EN DARFUR

Darfur es una de las regiones más pobres de Sudán, con tasas de pobrezas superiores al 65 por ciento en Darfur Central, y cerca de cinco millones de personas han recibido ayuda humanitaria en la zona entre enero y septiembre de 2020, según datos de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

La región de Darfur ha sido escenario de un repunte de las tensiones intercomunitarias a pesar del citado acuerdo de paz, que intenta poner fin a los combates que estallaron en 2003, que han dejado al menos 300.000 muertos y más de 2,5 millones de desplazados.

El expresidente Omar Hasán al Bashir, así como otros altos cargos durante su mandatos, son buscados por el Tribunal Penal Internacional (TPI) por supuestos crímenes de guerra y contra la Humanidad en el marco de este conflicto.

Diversos países de la región han registrado en los últimos años cientos de enfrentamientos intercomunitarios, que se han saldado con miles de víctimas, principalmente a causa de los intentos de robo de ganado y las disputas entre pastores y agricultores en las zonas más fértiles a causa del aumento de la desertificación y el desplazamiento de poblaciones.