Publicado 17/08/2020 22:50CET

La ONU insiste en que "la represión no es la respuesta" y pide investigar las acusaciones de tortura en Bielorrusia

Bielorrusia.- La ONU insiste en que "la represión no es la respuesta" y pide inv
Bielorrusia.- La ONU insiste en que "la represión no es la respuesta" y pide inv - Ulf Mauder/dpa

MADRID, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas ha insistido este lunes en que la "represión no es la respuesta" a la ola de protestas registradas en Bielorrusia a raíz de las elecciones presidenciales del 9 de agosto y ha pedido investigar las acusaciones vertidas por manifestantes sobre presuntas torturas y abusos por parte de las fuerzas de seguridad.

En un comunicado, el secretario general de la ONU, António Guterres, ha expresado su preocupación por la situación que atraviesa el país y ha instado a las autoridades a actuar con "moderación", al tiempo que ha recordado que "todos los ciudadanos deben ser libres para ejercer sus derechos".

"Esto incluye expresar sus puntos de vista pacíficamente y de acuerdo con la ley", ha dicho, según recoge un comunicado que insta al Gobierno a actuar con "mesura" frente a las protestas.

La coordinadora residente de la ONU en Bielorrusia, Joanna Kazana-Wisniowiecki, ha hecho hincapié en la importancia de investigar "a fondo" estas acusaciones sobre torturas y abusos, si bien la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha condenado enérgicamente la respuesta dada a las protestas.

"La tortura y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes están absolutamente prohibidos y nunca pueden justificarse", ha manifestado Kazana-Wisniowiecki, que ha acogido con beneplácito la liberación de miles de detenidos durante las manifestaciones.

No obstante, ha destacado que los testimonios de aquellas personas que han sido arrestadas son "muy perturbadores". "De confirmarse, estas declaraciones revelarían problemas sistémicos en la gestión y supervisión de los centros de detención en Bielorrusia", ha puntualizado.

Kazana-Wisniowiecki ha pedido, además, acceso a dos centros de detención en Minsk, la capital del país, para observar las condiciones de los arrestados.

Estas detenciones y supuestos malos tratos se extenderían a menores de edad arrestados durante las protestas. La representante de la ONU para la violencia contra los niños, Najat Maalla M'jid, ha señalado que un joven de 16 años fue golpeado bajo custodia y sufrió varias lesiones cerebrales.

Para la representante de Naciones Unidas, la detención de menores debe ser el "último recurso" para las fuerzas de seguridad y ha resaltado que deben estar en contacto con sus abogados en todo momento y arrestados el menor tiempo posible.