Publicado 03/02/2021 09:06CET

La ONU lamenta que los huthis consideren "revisar" su permiso al acceso de expertos al petrolero 'Safer' en Yemen

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, en una imagen de archivo.
El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, en una imagen de archivo. - Michael Kappeler/dpa/Pool/dpa - Archivo

MADRID, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas ha lamentado este martes que los huthis estén considerando "revisar" su decisión de aprobar el acceso de una misión técnica al petrolero 'Safer', anclado en las costas de Yemen desde hace cerca de seis años y en riesgo de un vertido a causa del deterioro del buque.

El portavoz de la Secretaría General de la ONU, Stéphane Dujarric, ha indicado que los huthis no han dado respuesta a las "múltiples peticiones" del organismo para lograr una carta con garantías de seguridad, lo que incrementaría los costes de la misión.

"Estamos muy preocupados por los indicativos de que las autoridades 'de facto' de los huthis están considerando una revisión de su aprobación formal al despliegue de la misión", ha dicho, antes de desvelar que "los huthis han recomendado a la ONU que pause ciertos preparativos hasta el final de este proceso, que crearía más retrasos a la misión".

"Ante estos desafíos, el calendario de despliegue de la misión sigue siendo incierto y depende de la facilitación continuada de todos los actores implicados", ha manifestado Dujarric, quien ha expresado el deseo de la ONU de "recibir un compromiso renovado" de los huthis "para resolver este asunto urgente lo antes posible".

En este sentido, ha argumentado que "cualquier otra conclusión sería extremadamente decepcionante", al tiempo que ha dado las gracias a los donantes "por su continuado apoyo" durante este proceso.

"La ONU sigue comprometida a hacer todo lo posible para hacer frente a la grave amenaza medioambiental y humanitaria que supone el 'Safer', que porta 1,1 millones de barriles de petróleo y está en riesgo de ruptura", ha zanjado.

El propio Dujarric confirmó a finales de enero que la misión encargada de inspeccionar y reparar el petrolero se retrasará hasta marzo por "problemas técnicos" que achacó a "algunos retrasos con el envío internacional que estaban fuera de nuestro control y algunos vaivenes en la firma de documentos, que ahora se han resuelto".

LA AUTORIZACIÓN DE LOS HUTHIS

Los huthis anunciaron en noviembre de 2020 que daban permiso al acceso de la misión y, en un primer momento, estaba previsto que los expertos llegaran al lugar a finales de enero o principios de febrero, algo que finalmente no ha ocurrido.

El buque abandonado cerca del puerto occidental de Hodeida desde 2015, tiene 1,1 millones de barriles de crudo a bordo, y una ruptura o explosión tendría consecuencias medioambientales y humanitarias desastrosas. El Gobierno reconocido internacionalmente ha reclamado al Consejo de Seguridad de la ONU que aborde la situación.

El coordinador humanitario de la ONU en Yemen, Auke Lootsma, denunció la semana pasada el repunte de los combates desde mediados de enero en la provincia de Hodeida (oeste) y alertó de que durante los mismos han sido alcanzados edificios residenciales, lo que "pone en riesgo a miles de civiles".

La guerra enfrenta al Gobierno reconocido internacionalmente, apoyado por una coalición internacional encabezada por Arabia Saudí, y a los huthis, respaldados por Irán. Los rebeldes controlan la capital, Saná, y otras zonas del norte y el oeste del país.

El conflicto ha sufrido un recrudecimiento durante los últimos meses, pese a los esfuerzos internacionales de mediación, en una guerra que ha provocado la que es la mayor crisis humanitaria mundial. Actualmente, casi el 80 por ciento de la población, unos 24 millones de personas, necesitan ayuda.