Publicado 27/10/2020 12:44CET

La ONU llama a la "calma" tras la muerte de 20 personas en enfrentamientos antes de las elecciones en Costa de Marfil

C.Marfil.- La ONU llama a la "calma" tras la muerte de 20 personas en enfrentami
C.Marfil.- La ONU llama a la "calma" tras la muerte de 20 personas en enfrentami - picture alliance / dpa - Archivo

El opositor Affi N'Guessan dice que el país "está en peligro" y tilda de "pirómano" a Ouattara

MADRID, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha hecho este martes un llamamiento a la "calma" en Costa de Marfil tras la muerte de 20 personas en enfrentamientos antes de las presidenciales del 31 de octubre, en las que el presidente, Alassane Ouattara, buscará un polémico tercer mandato entre las críticas de la oposición.

Ravina Shamdasani, portavoz del organismo que encabeza Michelle Bachelet, ha pedido al Gobierno que "garantice la rendición de cuentas" en torno a estas muertes en enfrentamientos intercomunitarios y entre las fuerzas de seguridad y manifestantes opositores, para lo que ha reclamado "investigaciones rápidas, exhaustivas, independientes e imparciales".

Los enfrentamientos intercomunitarios estallaron en las localidades de Bongouanou (este) y Dabou (sureste) entre el 17 y el 21 de octubre, mientras que en varias protestas opositoras "personas no identificadas asaltaron, amenazaron e intimidaron a manifestantes con machetes y cuchillos, con aparente impunidad", según Shamdasani.

Así, ha dicho que "en algunas ocasiones, los colegios electorales sufrieron daños, se destruyeron papeletas y se saquearon negocios privados", antes de describir como "profundamente preocupante" el "uso persistente" del discurso de odio y "la manipulación de las diferencias étnicas con fines políticos".

"Dado el historial de violencia electoral en Costa de Marfil, pedimos a todas las partes que eviten usar un lenguaje discriminatorio y provocativo según afiliaciones étnicas que pueda llevar a más divisiones en la sociedad y, en última instancia, a violencia", ha manifestado, antes de incidir en que cualquier disputa tras los comicios debe resolverse "a través del diálogo".

Por otra parte, ha reclamado a las autoridades "que protejan el derecho a la participación política, en línea con los estándares internacionales, y que garanticen que se ejerce sin discriminación, medio o represalias". "Las autoridades deben garantizar el respeto al derecho a la asamblea pacífica y proteger a los participantes contra ataques de terceras partes", ha remachado.

AUMENTO DE LAS TENSIONES

Las tensiones han aumentado drásticamente en el país a raíz de la decisión de Ouattara de buscar un tercer mandato, dando marcha atrás en su compromiso de no hacerlo, tras la repentina muerte en julio del entonces primer ministro y candidato gubernamental, Amadou Gon Coulibaly.

Únicamente cuatro candidatos podrán concurrir a las presidenciales, tras quedar fuera entre otros dos pesos pesados de la oposición, el expresidente Laurent Gbagbo y el ex primer ministro y antiguo presidente del Parlamento Guillaume Soro, lo que, sumado a la candidatura del presidente, ha llevado a otros candidatos opositores a llamar a la desobediencia civil y al "boicot activo".

En este sentido, el expresidente Henri Konan Bedié y Pascal Affi N'Guessan, candidato del Frente Popular Marfileño (FPI) --el partido de Gbagbo-- recalcaron la semana pasada que mantienen sus llamamientos tras rechazar una propuesta de reforma de la comisión electoral, en medio de los esfuerzos de mediación de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO).

Maurice Kakou Guikahue, portavoz de la oposición, reiteró el 22 de octubre las exigencias de la oposición de cara a la celebración de los comicios tras la visita de la delegación de la CEDEAO e incidió en que los mismos "no pueden celebrarse en esa fecha en la forma actual".

Bedié y Affi N'Guessan exigen la retirada de la candidatura "anticonstitucional e ilegal" de Ouattara, la reforma de la comisión electoral, la reforma del Consejo Constitucional, una auditoría internacional del censo, la liberación de presos políticos y el regreso de los exiliados, entre ellos Gbagbo, Soro y el de Charles Blé Goudé, antiguo ministro de Juventud y aliado de Gbagbo, del que también fue asesor.

EXTENDER LA DESOBEDIENCIA CIVIL

El propio Affi N'Guessan alertó el lunes de que el país "está en peligro" y resaltó que "todas las pérdidas humanas son el resultado de la negativa del presidente candidato a privilegiar el diálogo" con la oposición, según ha recogido el portal marfileño de noticias 7info.

"Nuestro país está en peligro porque la reconciliación ha sido vendida, fallada e ignorada por un clan de pirómanos", ha dicho, al tiempo que ha acusado a las autoridades de "azuzar el odio y enfrentar a una etnia contra otra".

En este sentido, ha recalcado que "Ouattara es un pirómano y un aprendiz de brujo que deshonra la oficina presidencial". "En esta recta final, pedimos la movilización de todos para hacer frente a Ouattara y extendiendo la desobediencia civil a la totalidad de Costa de Marfil", ha remachado.

Muchos marfileños temen que otra polémica electoral pueda conducir a una nueva oleada de violencia como la registrada tras los comicios de 2010, cuando Gbagbo se negó a reconocer la victoria de Ouattara, que remachó una década turbulenta en la que Costa de Marfil tiró por tierra años de avance próspero y estable.