Publicado 09/12/2020 04:31CET

ONU.- La ONU insiste en que la ayuda internacional es "fundamental" para la transición democrática de Sudán

Imagen de archivo
Imagen de archivo - SAMIR BOL / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

En su transición democrática, Sudán tiene que hacer frente a una fragmentación política, una caída económica y la pandemia del coronavirus, por lo que la ayuda internacional es "fundamental" para que los avances democráticos conseguidos hasta el momento no se vean "comprometidos", ha alertado este martes la ONU.

En una reunión virtual del Consejo de Seguridad, la responsable de asuntos políticos de Naciones Unidas, Rosemary DiCarlo, ha actualizado a los representantes de los 15 miembros la situación del país africano desde la firma del acuerdo de paz histórico entre el Gobierno de transición y dos grupos armados de la región de Darfur en octubre.

DiCarlo ha remarcado que Sudán "se encuentra en una coyuntura crítica" y puede "avanzar con decisión en su transición", aunque ese progreso todavía "puede verse frustrado por los numerosos desafíos que enfrenta".

En este sentido, ha puesto de relieve que las fuerzas políticas del país están cada vez más fragmentadas y ya han surgido desacuerdos tras el reciente establecimiento de un nuevo órgano, el llamado Consejo de los socios para el período de transición, mientras que la formación del Consejo legislativo de transición se ha pospuesto hasta el 31 de diciembre.

A la situación política se suma el "grave declive económico", en parte debido a las medidas restrictivas impuestas para frenar el avance del coronavirus, entre ellas el cierre del país durante cinco meses.

La pandemia, junto con graves inundaciones, la violencia entre comunidades y los desplazamientos prolongados han agravado aún más las necesidades humanitarias, ha alertado DiCarlo.

Además, "en las últimas semanas, más de 48.000 personas han huido del conflicto etíope en la región de Tigray y han buscado refugio en Sudán. Esto ha ejercido una presión adicional sobre las autoridades sudanesas", ha añadido.

"Nos incumbe a todos apoyar a Sudán en sus esfuerzos por lograr un gobierno democrático, la prosperidad económica y una sociedad inclusiva para todos los sudaneses", ha subrayado.

También ha querido mencionar la labor de la Misión de Asistencia Integrada para la Transición de las Naciones Unidas en Sudán (UNITAMS), que se desplegó en Sudán en octubre con el objetivo de apoyar los procesos de paz y proteger a los civiles.

La UNITAMS sustituye a la Operación Híbrida de la Unión Africana y las Naciones Unidas en Darfur (UNAMID), que finalizará el 31 de diciembre tras la decisión del Consejo de Seguridad, y que está en la provincia desde 2007, tras los combates que provocaron la muerte de unas 300.000 personas y desplazaron a millones.

Así, ha informado de la empresa que supondrá la retirada de la misión de la ONU en Darfur, ya que más de 6.000 uniformados y más de 1.500 civiles siguen sirviendo en la provincia y en otros territorios de Sudán.

"La retirada ordenada y segura del personal de la misión de este tamaño es claramente un esfuerzo de no menos de seis meses, al que seguirá un período de nueve a 12 meses de enajenación y liquidación de activos, con la continua y plena cooperación del Gobierno de Sudán y sus autoridades locales", ha detallado.

Por último, DiCaro ha celebrado la decisión de Estados Unidos de rescindir la designación de Sudán como un estado patrocinador del terrorismo, resolución que abrirá el acceso a una asistencia internacional "crítica".