La ONU, preocupada por el grave impacto de la sequía en Centroamérica

Campo de maíz afectado por la sequía en El Salvador
REUTERS / JOSE CABEZAS
Publicado 24/08/2018 11:22:03CET

   Las pérdidas de cosechas en Guatemala, El Salvador y Honduras han afectado a la seguridad alimentaria de 2 millones de personas

   MADRID, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

   La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) han expresado su preocupación por la sequía que ha provocado pérdidas de cosechas en Centroamérica, donde dos millones de personas no tienen garantizada su seguridad alimentaria.

   Según han explicado las agencias de la ONU, durante los meses de junio y julio se han registrado precipitaciones inferiores a la media y condiciones más secas que el promedio, lo que afectó el primer y principal ciclo de cultivos en la región, conocido como "la primera".

   La pérdida total o parcial de los cultivos significa que los agricultores de subsistencia y sus familias no podrán consumir ni almacenar suficientes alimentos en los próximos meses, han advertido.

   El maíz y los frijoles, los principales alimentos básicos, han sido los cultivos más afectados por la sequía en Guatemala, El Salvador y Honduras, cuyos gobiernos han informado de pérdidas de 281.000 hectáreas de estos cultivos. El Gobierno de Honduras declaró este mes la emergencia en el Corredor Seco, en donde se estima que un 82 por ciento de los cultivos de maíz y frijol se han perdido, mientras que el Gobierno de El Salvador declaró la alerta roja en julio.

   A esta situación se suma el riesgo añadido de que pueda producirse un nuevo fenómeno de 'El Niño' este año. Según el Instituto de Investigación Internacional de Clima y Sociedad/Centro de Predicciones Climáticas (IRI/CPC), existe un 60 por ciento de probabilidades de que esto ocurra entre septiembre y diciembre.

   Según han recordado la FAO y el PMA, el segundo ciclo de cultivos --"la postrera"--, que generalmente suple las deficiencias de la primera, se realiza en noviembre. De producirse 'El Niño', y aunque este fuera débil, tendrá un impacto significativo en los resultados de la cosecha, han advertido.

   "Justo cuando las comunidades rurales se recuperaban de la sequía de 2014 y del fenómeno de 'El Niño' de 2015, los más fuertes registrados en la historia reciente, un nueva sequía vuelve a golpear a los más vulnerables", ha lamentado el director regional del PMA para América y el Caribe, Miguel Barreto.

   "Con el apoyo de la comunidad internacional, hemos trabajado junto a los gobiernos y comunidades rurales del Corredor Seco para reforzar su resiliencia a las variaciones climáticas extremas, pero necesitamos redoblar esfuerzos y llegar a más comunidades rurales", ha reconocido.

   Por su parte, el representante regional de la FAO, Julio Berdegué, ha subrayado que "es urgente mejorar la resiliencia climática de los habitantes de Centroamérica, especialmente en zonas como el Corredor Seco".

   Asimismo, ha expresado su preocupación por "el efecto de esta nueva sequía sobre la migración, en un contexto internacional que restringe el movimiento de miles de personas que, en sus localidades, tendrán una gran dificultad para asegurar el sustento de sus familias".