Publicado 04/11/2021 11:39CET

La opositora georgiana Elene Joshtaria, en huelga de hambre para pedir el traslado de Saakashvili a un hospital

Archivo - El expresidente de Georgia Mijail Saakashvili.
Archivo - El expresidente de Georgia Mijail Saakashvili. - Serg Glovny/ZUMA Wire/dpa - Archivo

MADRID, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

La diputada opositora georgiana Elene Joshtaria, del partido Droa, ha anunciado que iniciará una huelga de hambre para pedir que el expresidente Mijail Saakashvili, encarcelado desde que llegó al país a principios de octubre y también en huelga de hambre, sea trasladado a un hospital civil.

Joshtaria, que ha acusado al Gobierno del partido Sueño Georgiano de tomar medidas "cínicas y sádicas" contra el exmandatario, ha hecho hincapié en la importancia de que las autoridades se comprometan a trasladar a Saakashvili en caso de que su situación empeore, según informaciones del portal de noticias Civil.

Informaciones preliminares apuntaban a que el expresidente sería trasladado a un hospital penitenciario en caso de empeorar, algo a lo que se han opuesto tanto sus abogados, como sus médicos. "Vivimos en el siglo XXI y aún así las instituciones están siendo canceladas y secuestradas, por lo que nos vemos obligados a luchar tomando medidas extremas", ha dicho.

Así, ha matizado que si bien ella misma ha sido a veces crítica con Saakashvili, las circunstancias actuales sobre su encarcelación y salud suponen únicamente una "venganza" en su contra. En este sentido, ha incidido en que mantendrá una huelga de hambre en el Parlamento, una institución que "ya no reconoce".

Joshtaria, así como Shalva Natelashvili, del Partido Laborista, son los únicos diputados que decidieron no formar parte de la legislatura tras la crisis postelectoral y el boicot parlamentario que ha tenido lugar en el país desde 2020. La opositora accedió al cargo a través de la lista de Georgia Europea, pero poco después fundó el movimiento Droa.

El expresidente, no obstante, se encuentra envuelto en varios casos penales abiertos en el país. Según la Fiscalía georgiana, ha sido condenado a nueve años de prisión, tres años por su implicación en el asesinato del banquero Sandro Guirgvliani y otros seis por estar detrás de la paliza al diputado Valeri Guelashvili.

Además, se enfrenta a cargos relacionados con la manifestación opositora del 7 de noviembre de 2007, por daños materiales causados a la empresa de radiodifusión Imedi y por presunta malversación de fondos.

Contador