Publicado 19/04/2021 17:08CET

O.Próximo.- Disturbios entre palestinos y policías israelíes por las restricciones COVID durante el Ramadán

La Puerta de Damasco, en la Ciudad Vieja de Jerusalén
La Puerta de Damasco, en la Ciudad Vieja de Jerusalén - AMIR LEVY

MADRID, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

Cientos de palestinos se han enfrentado en la noche de este domingo a la Policía israelí en Jerusalén en el quinto día de disturbios durante las protestas por la imposición de restricciones por el coronavirus durante el mes sagrado musulmán del Ramadán.

La Policía israelí ha empleado cañones de agua, granadas aturdidoras y caballería para dispersar a los manifestantes y ha informado de tres detenidos por agredir a los agentes, según recoge el diario 'The Times of Israel'.

Los enfrentamientos se han concentrado en la Puerta de Damasco de la Ciudad Vieja de Jerusalén, donde, según la versión policial, los manifestantes han lanzado piedras a los policías.

Un periodista del diario israelí 'Haaretz' ha asegurado que no se lanzaron piedras y que "la mayoría de los manifestantes eran no violentos". La Media Luna Roja palestina ha informado de cuatro palestinos heridos que han requerido de atención sanitaria.

Uno de los vídeos difundidos por redes sociales muestra a un policía golpeando brutalmente en la cabeza a un manifestante que estaba en el suelo, aparentemente sin provocación alguna. La División de Investigaciones Internas de la Policía, dependiente del Ministerio del Interior, ha anunciado una investigación al respecto.

En torno a medianoche el diputado del partido Sionismo Religioso Bezalel Smotrich se desplazó al lugar acompañado de otros radicales y bailaron en círculo una canción pidiendo "venganza" contra los palestinos. "No se puede dejar pasar esta arrogancia, esta falta de vergüenza. Estamos en un Estado judío soberano", ha reprochado.

El mes santo musulmán del Ramadán dio comienzo el pasado martes y existe la costumbre de sentarse en las escaleras de la Puerta de Damasco a la caída de la noche para las oraciones, pero en esta ocasión la Policía lo ha impedido por normativa COVID.

Contador