Publicado 07/02/2020 11:30CET

O.Próximo.- EEUU entiende que los palestinos han perdido "toda su credibilidad" al rechazar el plan de paz de Trump

O.Próximo.- EEUU entiende que los palestinos han perdido "toda su credibilidad"
O.Próximo.- EEUU entiende que los palestinos han perdido "toda su credibilidad" - Contacto

NUEVA YORK, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

El asesor de la Casa Blanca para Oriente Próximo, Jared Kushner, ha lamentado este viernes que el Gobierno palestino "haya perdido toda su credibilidad" al rechazar el plan de paz para la región que había preparado la Casa Blanca, el llamado 'acuerdo del siglo', sin discutirlo siquiera al entender que no habían sido consultados en su confección.

"Me parece muy curioso que los palestinos digan eso", ha respondido Kushner en Fox News, donde ha acusado al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, de comportarse con indiferencia durante las negociaciones previas y de establecer condiciones no especificadas para sentarse a conversar el acuerdo en sí.

"Nos dijeron, 'dadnos esto y nos sentamos a hablar', pero nosotros no pagamos por reunirnos", ha manifestado Kushner. "Esta administración no hace así su política", ha añadido el también yerno del presidente de EEUU, Donald Trump.

El conocido como 'acuerdo del siglo' señala a Jerusalén como la capital "indivisible" de Israel, que retendría el control de las colonias judías y del valle del Jordán, mientras que Palestina tendría su capital en una zona de Jerusalén Este ubicada fuera de la barrera de seguridad instalada por Israel.

En respuesta a la presentación del mismo, Abbas describió la propuesta como "la bofetada del siglo" y recalcó que está destinada a acabar "en el basurero de la Historia".

Kushner ha manifestado su sorpresa ante las acusaciones de que los palestinos no fueron consultados. "Nunca tuve la sensación de que (Abbas) quisiera entrar en detalles. A lo mejor no era una persona muy detallista o a lo mejor no sabía qué quiere conseguir. Pero fueron ellos quienes decidieron no volver a reunirse con nosotros, y eso es decisión suya", ha manifestado.

En consecuencia, Kushner entiende que esta decisión de los palestinos "les ha desacreditado a los ojos de sus socios internacionales". "Algunos lo dirán en voz alta, otros no. Pero creo que, de puertas hacia adentro, han perdido muchísima credibilidad por la forma en la que han manejado esto y creo que han hecho un favor tremendamente flaco al pueblo palestino", ha añadido.

La primera reacción palestina ha llegado de la mano del diputado y antiguo negociador de paz de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, quien ha acusado a Kushner de dar luz verde a una nueva política de anexiones de Israel en territorio ocupado. "Esa es la principal fuente de violencia, pero en su lugar prefiere acusar al presidente Abbas porque, para gente como Kushner, el verdadero problema es que exista el derecho Internacional", ha lamentado en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter.

SUSPENSIÓN DE NUEVAS ANEXIONES

Por contra, Kushner ha ratificado este viernes que el Gobierno israelí le ha dado su palabra de que paralizará todas sus iniciativas para anexionarse nuevos territorios en Cisjordania y Jerusalén Este hasta que terminen las elecciones del mes próximo en el país hebreo, una decisión que ha causado profundo malestar entre los grandes impulsores israelíes de esta política, que además acusan de traición al asesor norteamericano.

De hecho, el presidente del Consejo Yesha y supervisor de 150 asentamientos israelíes, David Elhayani, llegó a asegurar que recibió de Washington la garantía de que, si los palestinos no aceptaban el plan de paz estadounidense en 48 horas, a Israel se le permitiría declarar la soberanía sobre el 30 por ciento de Cisjordania.

"Y, de repente, cambiaron de opinión", hizo saber Elhayani al 'Washington Post', "a sabiendas de que podría costar al primer ministro las elecciones de marzo". "Kushner ha cogido un cuchillo y se lo ha puesto al primer ministro en la espalda", ha lamentado Elhayahi antes de recordar el difícil desafío al que se enfrenta Netanyahu, actualmente imputado por corrupción, y envuelto en un ciclo electoral sin fin por su incapacidad para conseguir mayoría en los comicios.