Publicado 17/11/2023 11:39

O.Próximo.-La falta de combustible limita el saneamiento en los refugios de UNRWA en Gaza, donde hay 830.000 desplazados

15 November 2023, Palestinian Territories, Khan Yunis: Palestinians take shelter at a school run by the United Nations Relief and Works Agency for Palestine Refugees in the Near East (UNRWA), in the city of Khan Yunis, after they fled northern Gaza Stri
15 November 2023, Palestinian Territories, Khan Yunis: Palestinians take shelter at a school run by the United Nations Relief and Works Agency for Palestine Refugees in the Near East (UNRWA), in the city of Khan Yunis, after they fled northern Gaza Stri - Mohammed Talatene/dpa

MADRID, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

Unas 830.000 personas se han refugiado de los combates en la Franja de Gaza en escuelas de la agencia de la ONU para los refugiados palestinos en Oriente Próximo (UNRWA), que ha advertido de que a partir de este viernes comenzará a interrumpir sus trabajos de saneamiento en dichas instalaciones por la falta de combustible.

La ofensiva militar lanzada por Israel el 7 de octubre, en respuesta a los atentados perpetrados por el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), ha obligado ya a casi 1,6 millones de personas a abandonar sus hogares y más de la mitad han recalado en alguna de las 154 instalaciones de la UNRWA que acoge ahora refugiados, en su amplia mayoría --unos 670.000-- en la zona sur de la Franja.

La agencia, que ya ha perdido a 103 trabajadores por los ataques, ha denunciado más de 60 ataques contra sus instalaciones. Desde el inicio del conflicto, al menos 71 desplazados han muerto por estos ataques, mientras que más de 570 han resultado heridos, según un informe difundido este viernes.

Las condiciones en el interior de estos centros son, además, cada vez peores, fruto de la saturación y de la falta de recursos. De media, hay una ducha por cada 700 personas y un retrete por cada 150, ha explicado la UNRWA, a la que le preocupan especialmente los efectos colaterales de la falta de combustible.

La organización recibió esta semana 23.000 litros de combustible a través del paso de Rafá, pero la cifra se antoja innecesaria --harían falta 160.000 litros por día-- y las autoridades israelíes han limitado su uso al repostaje de vehículos destinados al transporte de ayuda, lo que impide que este suministro pueda utilizarse para recuperar el suministro eléctrico y el funcionamiento de platas desalinizadoras o garantizar las redes de saneamiento.

De hecho, la UNRWA ha confirmado que desde este viernes se verá obligada a suspender sus trabajos de limpieza en algunas de sus instalaciones y campos de desplazados, pese a que llegan a acumularse unas 400 toneladas de residuos por día. La acumulación de basura y la paralización de las estaciones que permiten el bombeo de aguas residuales conllevan "graves amenazas" a nivel sanitario, ya que se acrecienta el riesgo de contaminación del agua y de brotes de enfermedades.