Publicado 15/11/2020 13:33CET

O.Próximo.- Israel licita 1.200 viviendas en una zona de Jerusalén Este clave para la integridad territorial palestina

22 July 2019, Palestinian Territories, Sur Baher: Israeli military machinery demolishes a Palestinian building in East Jerusalem. An Israeli high court ruling in June 2019 dismissed a petition by Palestinian residents requesting the cancellation of a mili
22 July 2019, Palestinian Territories, Sur Baher: Israeli military machinery demolishes a Palestinian building in East Jerusalem. An Israeli high court ruling in June 2019 dismissed a petition by Palestinian residents requesting the cancellation of a mili - Ahmed Mezher/APA Images via ZUMA / DPA - Archivo

MADRID, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno israelí ha dado un nuevo paso en la construcción de viviendas en una zona extremadamente delicada de Jerusalén Este, Givat Hamatos, que podría poner seriamente en peligro la posibilidad de una solución de paz así como la integridad territorial de un hipotético estado palestino, ha lamentado la ONG Israelí Paz Ahora.

"La construcción en Givat Hamatos obstaculizará gravemente la perspectiva de una solución de dos estados, porque en último término, bloqueará la posibilidad de contigüidad territorial entre Jerusalén Este y Belén, la principal área metropolitana palestina, y evitará que la población palestina de Beit Safafa se conecte con un futuro estado palestino", ha hecho saber la organización en un comunicado.

La organización ha respondido así a la puesta en licitación anunciada este domingo por el Ministerio de Vivienda israelí para la construcción de 1.200 viviendas, lo que permite a las constructoras presentar sus propuestas.

Esta licitación fue publicada por vez primera en febrero. Desde entonces se han añadido 180 viviendas más al número original, hasta las 1.257 unidades. Se da la circunstancia de que el último día que tienen las constructoras para presentar sus planes es el 18 de enero de 2021, dos días antes de que Joe Biden asuma formalmente el cargo de presidente de Estados Unidos.

Biden, acérrimo defensor de una solución de dos estados, se enfrenta ante un escenario bien distinto al que dejó hace cuatro años como vicepresidente de Barack Obama. El presidente saliente, Donald Trump, ha aplicado una política exterior sin precedentes a favor de Israel, hasta el punto de estimar que los asentamientos podrían ajustarse a la legalidad, en contra de la mayoritaria opinión internacional.

De hecho, el pasado mes de febrero, el máximo responsable diplomático de la Unión Europea, Josep Borrell, manifestó que la construcción de nuevos asentamientos israelíes en esta zona sería una decisión "profundamente perjudicial para una solución de dos estados", israelí y palestino, en convivencia.

"Según lo establecido claramente en numerosas ocasiones por la Unión Europea, incluidas las conclusiones del Consejo, tales medidas reducirían la contigüidad geográfica y territorial entre Jerusalén y Belén, aislarían a las comunidades palestinas que viven en estas áreas y amenazarían la viabilidad de una solución de dos estados, con Jerusalén como capital de ambos estados", según el comunicado de la Unión Europea.

Dmitry Daliani, portavoz del partido Al Fatá, del presidente palestino Mahmud Abbas, ha calificado el anuncio de la licitación como "una parte integral del plan de cautiverio y judaización al que está expuesta la ciudad árabe ocupada de Jerusalén".

Por su parte, el portavoz de Paz Ahora, Brian Reeves, ha lamentado en declaraciones a DPA que Givat Hamatos es una de las "piezas clave del rompecabezas para dividir la principal área metropolitana palestina", y la licitación es "una línea roja para la comunidad internacional de la misma manera que lo fue E1", en referencia al gran asentamiento de Maale Adumim, que amenaza con dividir Cisjordania.

Contador