Publicado 19/05/2020 21:27:01 +02:00CET

O.Próximo.- Israel rechaza la "diplomacia de megáfono" de la UE tras sus críticas a los planes de anexión en Cisjordania

O.Próximo.- El ministro de Exteriores israelí ve en el plan de Trump un "oportun
O.Próximo.- El ministro de Exteriores israelí ve en el plan de Trump un "oportun - 2019 GETTY IMAGES / AMIR LEVY - Archivo

MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Israel ha rechazado este martes lo que ha descrito como "diplomacia de megáfono" por parte de la Unión Europea (UE) después de que el bloque regional avisara de que no reconocerá acciones unilaterales que deriven en la anexión de partes de Cisjordania.

"Esta diplomacia de megáfono no sustituye al íntimo diálogo diplomático y no hará avanzar el papel que la UE está intentando cumplir", ha dicho el portavoz del Ministerio de Exteriores israelí, Lior Haiat, en una serie de mensajes en su cuenta en la red social Twitter.

Así, ha dado las gracias a la UE por su mensaje felicitando al país tras la toma de posesión del nuevo Gobierno y ha destacado que "Israel y la UE comparten historia, valores, intereses y oportunidades y ambos hacen frente a amenazas".

"Es lamentable que, una vez más, la seguridad de Israel, un aliado clave de la UE, y las amenazas a las que hace frente Israel no fueran mencionadas y no se les diera el papel central que tendrían que haber tenido en dicho mensaje", ha manifestado.

Haiat ha resaltado además las declaraciones del nuevo ministro de Exteriores israelí, Gabriel Ashkenazi, durante su toma de posesión del cargo. "Esperamos un diálogo significativo con nuestros aliados en Europa", ha zanjado el portavoz.

El mensaje fue publicado por el Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, quien destacó que "Israel es un socio clave para la Unión Europea" y expresó su voluntad de que ambas partes puedan continuar trabajando de "manera constructiva e integral" en cualquiera de las áreas de interés que comparten.

En relación al proceso de paz en Oriente Próximo, Borrell explicó al nuevo Gobierno israelí que "la UE está dispuesta a apoyar y facilitar la reanudación de negociaciones entre las dos partes", con el objetivo de "lograr una paz justa y duradera".

No obstante, recordó que la UE y sus estados miembro, amparándose en el Derecho Internacional, "no reconocerán ningún cambio en las fronteras de 1967 a menos que lo acuerden israelíes y palestinos".

"La solución de dos estados, con Jerusalén como la futura capital para ambos, es la única forma de garantizar la paz y la estabilidad sostenibles en la región", defendió, antes de mostrar la "grave preocupación" del bloque por los planes de anexión del Gobierno israelí.

"Instamos firmemente a Israel a que se abstenga de cualquier decisión unilateral que conduzca a la anexión de cualquier territorio palestino ocupado y que, como tal, sea contraria al derecho internacional", zanjó.

LOS PLANES DE ANEXIÓN

La toma de posesión del domingo tuvo lugar en un momento de tensiones diplomáticas con las autoridades palestinas debido a los planes de Israel para anexionar partes de Cisjordania, algo para lo que cuenta con el apoyo del Gobierno de Estados Unidos.

El Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) advirtió el viernes de que cancelará "inmediatamente" todos los acuerdos con Israel en caso de que siga adelante con sus planes, algo que ya hizo días antes el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas.

La Autoridad Palestina afirmó a finales de abril que llevará a Israel ante la Justicia internacional en caso de que decida poner en marcha un plan de anexión, tal y como contempla el acuerdo de Gobierno entre el primer ministro, Benjamin Netanyahu, y el líder opositor Benjamin Gantz, quien ha asumido la cartera de Defensa.

El acuerdo contempla que Netanyahu pueda presentar a partir del 1 de julio a votación "el acuerdo alcanzado con Estados Unidos sobre la aplicación de la soberanía (en Cisjordania) para la aprobación del Gobierno y el Parlamento".

Por su parte, la Liga Árabe advirtió el 30 de abril que el plan del Gobierno de Israel para supondría "un nuevo crimen de guerra", tras una reunión extraordinaria a petición de las autoridades palestinas para abordar el asunto.

Contador