Publicado 19/05/2021 12:31CET

O.Próximo.- Un ministro de Israel aboga por un alto el fuego unilateral y ve inevitable una "toma temporal" de Gaza

Archivo - El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, y el ministro de Energía, Yuval Steinitz.
Archivo - El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, y el ministro de Energía, Yuval Steinitz. - Amos Ben Gershom/Prime Minister / DPA - Archivo

MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Energía de Israel, Yuval Steinitz, ha hecho hincapié este miércoles en la necesidad de declarar un alto el fuego unilateral "sin condiciones", si bien ha matizado que ve inevitable una incursión terrestre por parte de las fuerzas israelíes que lleve a una "toma temporal" de la Franja de Gaza "en algún momento".

Tras una semana de bombardeos entre las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) y el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), el ministro ha dicho estar "en contra de las condiciones" respecto a alcanzar un posible acuerdo con la mediación de Egipto.

"Soy uno de los que cree que no debemos buscar otro acuerdo con Hamás. Si mañana Yahya Sinwar y Muhamad Deif tienen una disputa y quieren demostrar quién es más atrevido romperán el acuerdo sin pestañear", ha aseverado en declaraciones al diario 'Yediot Aharonot'.

En este sentido, ha indicado que si Israel "quiere calma en la frontera con la Franja de Gaza no hay más opciones que poner en marcha una incursión terrestre para desmilitarizar el enclave a la fuerza".

"Un día no habrá más opción que tomar temporalmente Gaza, lo que generará un gran número de víctimas. Ese día aún no ha llegado por muchos motivos, pero creo que llegará, si no es ahora en los próximos años", ha matizado.

No obstante, se ha negado a dar un calendario específico sobre un posible alto el fuego. "Lo último que quiero es dar información a la otra parte. No hablaré de si tardará días, semanas o meses. La incertidumbre para la otra parte también es una herramienta en esta guerra", ha afirmado.

Las autoridades gazacíes han confirmado la muerte de 217 personas, entre ellos 63 menores de edad, por los bombardeos contra el enclave. A esta cifra hay que sumar la muerte de doce personas en Israel --incluidos una mujer india y dos tailandeses-- y la de más de 20 palestinos en Cisjordania en el marco de la represión de las últimas movilizaciones para condenar la ofensiva contra Gaza y los incidentes en Jerusalén.

Las tensiones aumentaron el 9 de mayo, cuando las fuerzas israelíes irrumpieron nuevamente en la Explanada de las Mezquitas --lugar conocido como Monte del Templo por los judíos-- y lanzaron gases lacrimógenos incluso en el interior de la mezquita de Al Aqsa, el tercer lugar más sagrado para los musulmanes.

Tras ello, Hamás lanzó varios proyectiles contra Jerusalén y sus alrededores, lo que llevó a Israel a responder con una campaña de bombardeos contra el enclave, a la que las facciones palestinas han respondido incrementando sus disparo de cohetes, a pesar de los intentos de mediación de Egipto y otros países.

El recrudecimiento de los combates se ha visto además seguido por un aumento de los enfrentamientos entre judíos y musulmanes en varias ciudades de Israel y de Cisjordania, incluidas palizas e intentos de linchamiento, lo que ha hecho saltar las alarmas ante la posibilidad de un conflicto civil a gran escala.