Publicado 23/09/2019 11:34:36 +02:00CET

O.Próximo.- Muere una mujer israelí después de diez meses en coma tras un ataque con cohetes desde Gaza

MADRID, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

Una mujer israelí de 74 años ha fallecido este lunes después de diez meses en coma tras resultar gravemente herida en un ataque con proyectiles ejecutado en noviembre desde la Franja de Gaza.

La mujer, Nina Gisdenanova y residente en Ascalón, resultó herida después de que un cohete impactara de forma directa contra su vivienda. La Alcaldía ha confirmado su fallecimiento y ha resaltado que se está dando apoyo a su familia.

El alcalde de Ascalón, Tomer Glam, ha lamentado que "desafortunadamente, se ha perdido a otro residente en la guerra interminable con las organizaciones terroristas en Gaza", según ha informado el diario israelí 'Yedioth Ahronoth'.

"Esperemos que sea la última víctima", ha resaltado, tal y como ha recogido 'The Jerusalem Post'. Gisdenanova se ha convertido así en el segundo civil en fallecer a causa del repunte de violencia en noviembre a raíz de una operación fallida de las fuerzas de Israel en Jan Yunis.

La operación se saldó con la muerte de dos militares israelíes y seis miembros del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás). La investigación del Ejército de Israel reveló que los dos soldados murieron por "fuego amigo".

Entre los muertos en la operación está Nurredín Mohamad Salamé Baraka, un alto cargo de las Brigadas Ezzedín al Qassam --brazo armado de Hamás-- que aparentemente era el objetivo de la operación encubierta de un comando israelí.

Hamás explicó tras el suceso que los enfrentamientos comenzaron cuando efectivos israelíes dispararon contra milicianos de Hamás desde un coche de las fuerzas de seguridad israelíes y mataron a cuatro de ellos. Las fuerzas de Hamás respondieron y persiguieron a los israelíes.

Tras el incidente, las milicias palestinas dispararon cientos de proyectiles contra territorio israelí, lo que llevó a Israel a bombardear distintos puntos de la Franja. Estos nuevos incidentes dejaron siete palestinos muertos en la Franja y un palestino muerto en Israel.

Finalmente, las partes alcanzaron un alto el fuego dos días después con la mediación de Egipto, lo que llevó al ministro de Defensa de Israel, Avigdor Lieberman, a dimitir en protesta contra lo que describió como "rendición ante el terrorismo".