Publicado 12/05/2024 19:58

O.Próximo.- Netanyahu apela a la unidad israelí para la "tarea sagrada" de destruir a Hamás

Archivo - March 23, 2020, Jerusalem, Israel: The Black Flags Movement brings a convoy of over 1,000 cars to the Knesset, the Israeli Parliament, waving Israeli and black flags, protesting the Netanyahu government's alleged attempt to manipulate legislatio
Archivo - March 23, 2020, Jerusalem, Israel: The Black Flags Movement brings a convoy of over 1,000 cars to the Knesset, the Israeli Parliament, waving Israeli and black flags, protesting the Netanyahu government's alleged attempt to manipulate legislatio - Europa Press/Contacto/Nir Alon - Archivo

El presidente israelí advierte de que "no vamos a bajar las espadas"

MADRID, 12 May. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha lanzado un mensaje apelando a la unidad de judíos, drusos, cristianos, musulmanes, beduinos y circasianos en la "tarea sagrada" de destruir al Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás).

"El potente compromiso de nuestro país incluye a todos nuestros combatientes en esta difícil guerra: judíos, drusos, cristianos, musulmanes, beduinos, circasianos", ha afirmado Netanyahu durante una ceremonia de Yad Labanim para homenajear a los militares caídos en vísperas de la celebracíon del Día de la Independencia este lunes. En el acto han estado presentes líderes drusos y beduinos.

Netanyahu se ha referido en particular al objetivo de desarticular a Hamás. "Hemos completado aproximadamente la mitad de la misión, pero vamos a terminar esta tarea sagrada", ha subrayado. "Vamos a combatir juntos porque esta es la única forma de derrotar a los monstruos de Hamás, que quieren destruirnos", ha argumentado.

También el presidente israelí, Isaac Herzog, se ha dirigido a la nación y ha advertido de que "mientras nuestros enemigos quieran destruirnos no vamos a bajar nuestra espada" durante un acto junto al Muro de las Lamentaciones de Jerusalén, último vestigio del Templo de Salomón.

"Estoy aquí, junto a los restos de nuestro Templo con la ropa ajada. Estas ropas son un símbolo del luto judío, un símbolo del luto y pesar de un pueblo entero este año, un año de luto nacional. Un símbolo de los desgarros empapados en sangre del corazón del pueblo", ha afirmado.

"Es un lamento en el corazón del Estado de Israel, destrozado, desconsolado, que llora lágrimas amargas, que se niega a ser consolado por sus hijos e hijas, soldados y civiles, civiles y soldados... Ha caído sobre nosotros una gran tragedia", ha añadido.

Herzog ha recordado así a los cientos de militares caídos desde el ataque del 7 de octubre. "Creedme hermanas, hermanos. Me gustaría de todo corazón hablaros de cada uno de nuestros seres queridos caídos en todas las guerras de Israel (...), pero la fractura es tan grande y nuestras pérdidas son tantas, demasiadas", ha resaltado. "Siempre los recordaremos", ha remachado.

El mandatario israelí ha asegurado que "jamás quisimos ni elegimos esta terrible guerra". "Ni esta ni las anteriores. Todo lo que queríamos es regresar a Sión, de donde nos expulsaron por la fuerza (...). Un futuro, una esperanza. Siempre soñamos con la paz y con ser buenos vecinos de todos los pueblos y países de la región para siempre. Pero mientras nuestros enemigos quieran destruirnos, no bajaremos nuestras espadas", ha remachado.

BEN GVIR

También el ministro de Seguridad israelí, Itamar Ben Gvir, del partido ultraderechista Poder Judío, ha publicado un mensaje en Facebook para recordar a los 62 policías israelíes muertos desde el 7 de octubre, a los "héroes" que "sin pensárselo dos veces" se enfrentaron a los "terroristas" que se habían infiltrado desde Gaza en territorio israelí.

"Con sus propios cuerpos impidieron que los nazis de la (unidad) Nujba (de Hamás) siguieran con la masacre y las violaciones hacia el centro del país", ha resaltado.

Mientras, el líder del histórico Partido Laborista israelí, Merav Michaeli, ha criticado al Gobierno por la guerra en Gaza y ha acusado a Netanyahu de "poner en peligro a nuestros soldados" por la falta de un "plan político para el día después" de la invasión de la Franja de Gaza.

Contador