Publicado 30/05/2021 14:35CET

O.Próximo.- Netanyahu concreta con el jefe de la Inteligencia egipcia los pasos a seguir tras el conflicto con Hamás

30 May 2021, Palestinian Territories, Gaza City: An employee of the Palestinian Ministry of Education inspects one of the damaged corridors of a school that was hit during the recent Israeli airstrikes on the Zeitoun neighbourhood in Gaza City. Israel and
30 May 2021, Palestinian Territories, Gaza City: An employee of the Palestinian Ministry of Education inspects one of the damaged corridors of a school that was hit during the recent Israeli airstrikes on the Zeitoun neighbourhood in Gaza City. Israel and - Mohammed Talatene/dpa

MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha comentado este domingo con el jede de los servicios de Inteligencia egipcios, Abbas Kamel, la situación de alto el fuego con Hamás en un encuentro donde ha solicitado a su interlocutor, como mediador entre ambas partes, que traslade al movimiento islamista palestino su exigencia de que devuelva a los ciudadanos israelíes que tiene en su poder.

Durante el encuentro, ambos han discutido "el fortalecimiento de la cooperación bilateral y "los asuntos regionales", antes de aplaudir "el esfuerzo conjunto entre los países en varios asuntos diplomáticos y de seguridad", recoge el 'Times of Israel'.

Netanyahu reiteró la demanda de Israel de la devolución de dos ciudadanos y los cuerpos de dos soldados muertos en la guerra de Gaza de 2014 en manos de Hamas, según la Oficina del Primer Ministro. Se trata de Avraham Avera Mengistu y Hisham al Sayed, que entraron a la Franja por su propia voluntad, y los militares Oren Shaul y Hadar Goldin, que murieron en la Franja durante la guerra de Gaza de 2014.

Según fuentes del periódico 'Al Arabi al Yadid', Hamás se ha mostrado reticente a la hora de vincular cualquier negociación sobre cese de hostilidades a la entrega de prisioneros a Israel y ya ha avisado de que no admitirá "chantajes" de ningún estilo.

Asimismo, ambos comentaron "los mecanismos y procesos para prevenir el fortalecimiento de Hamas, y evitar que se aproveche de los recursos que se destinarán en el futuro a la población civil".

A pesar del alto el fuego, la situación sigue siendo tensa. Los ataques israelíes durante aquellos días dejaron más de 250 muertos, incluidos más 60 niños y casi 2.000 heridos en el enclave palestino. Los cohetes disparados desde Gaza se cobraron 13 vidas en Israel, entre ellas las de dos menores, y más de 700 heridos.

Contador