Publicado 11/03/2021 09:19CET

O.Próximo.- Netanyahu sopesa aplazar su viaje a EAU tras la hospitalización de su esposa por una apendicitis

Archivo - Benjamin Netanyahu, en su visita a la sede de la agencia de lucha contra el coronavirus en Tel Aviv
Archivo - Benjamin Netanyahu, en su visita a la sede de la agencia de lucha contra el coronavirus en Tel Aviv - Kobi Gideon/GPO/dpa - Archivo

MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, está sopesando aplazar su viaje de este jueves a Emiratos Árabes Unidos (EAU) a causa de la hospitalización de su esposa a causa de una apendicitis, según han recogido los medios locales.

Sara Netanyahu fue ingresada a última hora del miércoles tras sentirse indispuesta, tras lo que se ha determinado que sufre una apendicitis. Fuentes cercanas a Netanyahu han señalado que la decisión sobre el viaje será adoptada en las próximas horas, tal y como ha recogido el diario 'The Times of Israel'.

Fuentes gubernamentales citadas por el diario israelí 'Haaretz' habían indicado que está previsto que Netanyahu se reúna con el príncipe heredero de Abú Dabi, Mohamed bin Zayed, durante su visita al país, meses después del acuerdo para normalizar sus relaciones diplomáticas.

Asimismo, han surgido informaciones en la prensa israelí sobre un posible encuentro con el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, y el primer ministro de Sudán, Abdalá Hamdok, si bien por el momento no ha trascendido la agenda de la misma.

El viaje tendría lugar a pesar de las restricciones impuestas a los viajes a causa de la pandemia de coronavirus y menos de dos semanas antes de las elecciones parlamentarias del 23 de marzo, las cuartas que celebrará el país en cerca de dos años.

Los gobiernos de EAU y Bahréin firmaron en septiembre sendos acuerdos con Israel para normalizar sus relaciones con Israel durante un acto en la Casa Blanca, tras un proceso de negociaciones mediado por el entonces presidente de Estado Unidos, Donald Trump.

Estos acuerdos fueron rechazados por parte de la Autoridad Palestina, que habló de un "golpe al consenso árabe", si bien tanto Trump como miembros del Gobierno israelí aseguraron posteriormente que otros países de la región estaban sopesando hacer lo mismo, algo que sucedió posteriormente con Sudán y Marruecos.