Publicado 04/12/2020 14:48CET

O.Próximo.- Qatar percibe ciertos avances en la crisis diplomática con Arabia Saudí pero no ve una resolución inmediata

HANDOUT - 14 September 2020, US, Washington: US Secretary of State Mike Pompeo (R) and Qatari Deputy Prime Minister and Foreign Minister Mohammed bin Abdulrahman Al Thani, attend the US-Qatar Strategic Dialogue in Washington. Photo: Freddie Everett/US Dep
HANDOUT - 14 September 2020, US, Washington: US Secretary of State Mike Pompeo (R) and Qatari Deputy Prime Minister and Foreign Minister Mohammed bin Abdulrahman Al Thani, attend the US-Qatar Strategic Dialogue in Washington. Photo: Freddie Everett/US Dep - Freddie Everett/US Department of / DPA - Archivo

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores de Qatar ha manifestado este viernes que las negociaciones para resolver la crisis diplomática abierta en 2017 con Arabia Saudí han experimentado algunos avances que podrían cundir a medio plazo después de que el asesor de la Casa Blanca y yerno del presidente saliente de EEUU, Jared Kushner, haya preparado una iniciativa final para intentar resolver el conflicto antes del final de la actual admnistración norteamericana.

El ministro Mohamed Bin Abdulrahman Al Zani ha declarado su esperanza de que "las cosas comiencen a avanzar en la dirección correcta" a partir de este momento para resolver el bloqueo declarado por Arabia Saudí en 2017 contra el Gobierno qatarí tras acusar a las autoridades de financiar grupos terroristas en connivencia con Irán, una declaración que Qatar niega categóricamente.

Sin embargo, el ministro ha pedido cautela. "No podemos predecir si (esta solución) va a ser inminente y podremos resolver el asunto en un solo día", ha declarado durante su comparecencia en la conferencia sobre Diálogo Mediterráneo, según informa Bloomberg.

Fuentes próximas a las conversaciones apuntan que Arabia Saudí y Qatar estarían cerca de un "acercamiento preliminar" del que quedarían excluidos los otros tres países que se sumaron al bloqueo sobre Qatar --Emiratos Árabes, Bahréin y Egipto-- gracias a los esfuerzos de Kushner.

Sin embargo, las mismas fuentes apuntan que una resolución satisfactoria todavía queda muy lejos, en particular debido a que Arabia Saudí considera intolerables las cordiales relaciones que mantienen Doha y Teherán, su gran enemigo regional.

La inminente instauración de la nueva administración estadounidense ha provocado que Arabia Saudí se encuentre preocupada ante la posibilidad de que el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, alivie la presión ejercida contra Irán por su predecesor durante estos últimos cuatro años. Ello provocaría, según los saudíes, que sus instalaciones petroleras quedaran expuestas a un posible ataque iraní, o bien ordenado por la República Islámica.

Al Zani se ha declarado consciente de ello pero ha mantenido que la resolución de este conflicto debe tener un carácter "integral" porque "Qatar no distingue entre un país y otro" y el objetivo final de estas conversaciones debe ser la reconstitución del organismo panregional que les aglutina, el Consejo de Cooperación del Golfo.

El ministro qatarí prefirió desvincular estas conversaciones de los últimos acuerdos de normalización de relaciones entre Israel y países del Golfo como Emiratos o Bahréin. "Esta crisis en el seno del CCG no está relacionada con los acuerdos de Abraham, y ahora mismo no veo cómo una normalización entre Qatar e Israel va a ayudar en algo a la gente que forma parte del corazón de este asunto, que es el pueblo palestino", ha añadido.

Por último, como prueba de su buena relación con Irán, el ministro ha manifestado que un elemento clave para la pacificación de la región es "una fórmula de coexistencia entre los países del Golfo e Irán". "Somos vecinos. No podemos cambiar nuestra geografía. La geografía es nuestro destino y tenemos que trabajar entre nosotros", ha concluido.