Publicado 26/08/2021 23:02CET

O.Próximo.- La UNRWA pide contención tras la muerte de un adolescente palestino por fuerzas israelíes

Archivo - 28 May 2021, Palestinian Territories, Nablus: Israeli security forces soldiers take positions in front of Palestinians during a demonstration against the establishment of Israeli outposts in the West Bank. Photo: Shadi Jarar'ah/APA Images via ZU
Archivo - 28 May 2021, Palestinian Territories, Nablus: Israeli security forces soldiers take positions in front of Palestinians during a demonstration against the establishment of Israeli outposts in the West Bank. Photo: Shadi Jarar'ah/APA Images via ZU - Shadi Jarar'ah/APA Images via ZU / DPA - Archivo

MADRID, 26 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Agencia para los Refugiados Palestinos en Oriente Próximo (UNRWA, por sus siglas en inglés) ha pedido este jueves contención a las fuerzas israelíes tras la muerte de un adolescente palestino de 16 años en un campo de refugiados de Balata, cerca de la ciudad de Nablús, en el norte de Cisjordania.

La UNRWA se ha declarado "profundamente entristecida" por la muerte del civil palestino, identificado como Imad Hashash, quien fue tiroteado durante una redada.

Según ha explicado el Ejército de Israel, los palestinos les atacaron desde los tejados de los edificios de Balata cuando se encontraban allí, por lo que han respondido con disparos. Uno de los palestinos alcanzados fue Hashash, quien recibió un disparo en la cabeza cuando estaba en el tejado de su casa.

"La UNRWA pide contención a las Fuerzas de Seguridad de Israel en el uso de la fuerza para minimizar las víctimas", ha apuntado el organismo de la ONU.

"La muerte de Imad se suma a una cifra creciente de víctimas de las fuerzas israelíes. Solo en 2021 las fuerzas de seguridad israelíes han matado a 59 palestinos en Cisjordania, incluidos 22 refugiados y 13 menores de edad. Además, 984 palestinos han resultado heridos por munición real", ha explicado.

Por ello, emplaza a Israel a "investigar estas muertes" y el uso de munición real y "que rindan cuentas los responsables", prosigue la UNRWA en su comunicado.

Contador