Publicado 31/08/2021 04:05CET

O.Próximo.- Wennesland llama a "no desperdiciar ningún paso positivo" después del encuentro entre Abbas y Gantz

30 August 2021, Palestinian Territories, Gaza City: Palestinian protesters burn tyres during a demonstration along the border between the Gaza Strip and Israel east of Gaza City denouncing the Israeli blockade of the Palestinian sector. Photo: Ahmed Zakot
30 August 2021, Palestinian Territories, Gaza City: Palestinian protesters burn tyres during a demonstration along the border between the Gaza Strip and Israel east of Gaza City denouncing the Israeli blockade of the Palestinian sector. Photo: Ahmed Zakot - Ahmed Zakot/SOPA Images via ZUMA / DPA

MADRID, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

El enviado de la ONU para el proceso de paz en Oriente Próximo, Tor Wennesland, ha llamado este lunes a "no desperdiciar ningún paso positivo ni esperanzador" después del encuentro entre el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, y el ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, de este domingo, que se trata del primer encuentro de alto nivel entre las partes en casi una década.

"Gaza requiere soluciones políticas que verán el levantamiento total de los cierres israelíes, el regreso de un Gobierno palestino legítimo y el establecimiento de un Estado palestino soberano e independiente", ha apuntado según recoge un comunicado de la ONU.

Respecto a la situación entre Israel y la Franja tres meses después de la escalada del conflicto, la ha calificado ante el Consejo de Seguridad de la ONU de "tensa".

"La violencia continua en todo el territorio", ha advertido y ha destacado los sucesos ocurridos durante el pasado 21 de agosto cuando disturbios en la frontera de la Franja de Gaza con un grupo de manifestantes se saldaron con un fallecido en el lado palestino y un militar israelí muerto.

Wennesland ha informado de que en esta jornada las fuerzas israelíes dispararon contra manifestantes palestinos, hiriendo a 51 personas, incluidos 25 niños, y que fueron detenidas 23 personas por parte de las autoridades palestinas, entre estas defensoras de Derechos Humanos. En este sentido, ha instado "de inmediato detener las detenciones por cargos que violan su derecho a la libertad de expresión".

Asimismo, ha llamado la atención sobre las muertes de palestinos ocurridas entre julio y agosto y ha destacado el asesinato de un niño palestino de 11 años en Beit Ummar el pasado 28 de julio, después de que las fuerzas de seguridad israelíes dispararan contra el automóvil en el que viajaba con su padre y hermanos.

"Se deben tomar más medidas para garantizar que Israel cumpla con su obligación de proteger mejor a los civiles palestinos", ha urgido y ha hecho un llamado a las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) "para que ejerzan la máxima moderación y utilicen la fuerza letal solo cuando sea estrictamente inevitable para proteger vidas".

Respecto a la toma del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) de una escuela de la ONU, ha condenado este suceso, si bien ha precisado que el grupo "desalojó posteriormente la escuela", no obstante, ha calificado que "tales acciones socavan la inviolabilidad y neutralidad de las instalaciones de Naciones Unidas".

Por otro lado, ha apuntado a "un alivio gradual y parcial de las restricciones de acceso en Gaza por parte de las autoridades israelíes", si bien ha lamentado que "el volumen del comercio aún se mantiene por debajo de los niveles previos a la escalada".

Los enfrentamientos entre Hamás e Israel tuvieron su última escalada en mayo, extendiéndose durante once días y dejando más de 250 palestinos muertos y doce personas fallecidas en Israel, así como más de 20 palestinos muertos a manos de las fuerzas de seguridad israelíes en Cisjordania.

Contador