Publicado 23/07/2021 14:19CET

Orban dice que la UE busca retrasar dos meses las conversaciones con Hungría del plan de recuperación por la pandemia

Viktor Orban, primer ministro de Hungría
Viktor Orban, primer ministro de Hungría - OMAR MARQUES/GETTY IMAGES

MADRID/BRUSELAS, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Hungría, Viktor Orban, ha afirmado este viernes que la Unión Europea (UE) busca retrasar durante dos meses las conversaciones con Budapest sobre el plan de recuperación ante la pandemia de coronavirus y ha señalado que esto podría provocar un retraso de la llegada de financiación para responder a la misma.

Orban ha indicado en una entrevista concedida a la emisora pública húngara que un aspecto principal de este plan es una entrega rápida y ha agregado que el Gobierno pondrá en marcha los planes previstos con estos fondos. "Pueden retrasarlo, peor no pueden quitarlo", ha sostenido.

Asimismo, ha rechazado las críticas del bloque a Budapest por la polémica ley anti LGTBI y ha acusado al bloque de "chantajear y amenazar" al país, antes de apuntar que el referéndum sobre esta ley podría celebrarse entre enero y febrero de 2022, según ha recogido el diario húngaro 'Magyar Hirlap'.

"Quieren quitarnos de las manos la crianza de nuestros hijos", ha dicho, antes de incidir en que el modelo educativo es un asunto competencia de Hungría. "Las cosas pueden ser diferentes en Europa Occidental, pero la crianza de los niños húngaros pertenece a los húngaros", ha manifestado.

Bruselas, por su parte, se ha limitado a decir que prosiguen los contactos con las autoridades húngaras para recibir "aclaraciones" sobre algunas de las medidas que examinar en el marco de los once criterios que prevé el reglamento, sin precisar en qué puntos del plan ve problemas o falta de precisión. Una portavoz comunitaria, además, ha confirmado este viernes que existen contactos con Budapest para tratar de acordar una prórroga formal al análisis, aunque sin resultados por el momento.

El plazo legal para que el Ejecutivo comunitario evalúe los planes nacionales es de dos meses a partir de su presentación, lo que supone que en le caso de Hungría su dictamen debería haberse comunicado hace más de una semana.

Las reglas prevén que las partes puedan acordar una prórroga para dar más margen al análisis y opciones de ajustes, pero Bruselas y Budapest se resisten a anunciar formalmente tal extensión, en un momento en el que las relaciones de Hungría con sus socios de la UE son tensas por las críticas a la deriva autoritaria de su Gobierno.