Publicado 15/12/2020 21:05CET

Ouattara remodela al Gobierno de Costa de Marfil y pone a Kouadio Konan Bertin al frente de Reconciliación Nacional

El presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara
El presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara - picture alliance / dpa - Archivo

MADRID, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, ha anunciado este martes una remodelación de su Gobierno, un día después de jurar el cargo para un tercer mandato, y ha puesto al excandidato a la Presidencia Kouadio Konan Bertin al frente del recién creado Ministerio para la Reconciliación Nacional.

La Presidencia ha indicado en un breve comunicado que la remodelación, que contempla además el nombramiento de Diomando Vagondo como ministro de Interior y Seguridad, ha sido una propuesta del primer ministro, Hamed Bakayoko.

Bertin, conocido popularmente como KKB, fue el único de los tres candidatos opositores a la Presidencia que no boicotearon las polémicas elecciones del 31 de octubre y obtuvo un 1,66 por ciento de los votos, tras lo que felicitó a Ouattara por su victoria.

La creación del Ministerio para la Reconciliación Nacional fue desvelada el lunes por el propio presidente durante su toma de posesión, en la que prometió "reforzar" la "reconciliación" a raíz de la crisis política en la que está sumido el país africano por los comicios.

Así, dijo que el objetivo de esta nueva cartera sería "reforzar la cohesión nacional y la reconciliación entre hijas e hijos de la querida Costa de Marfil", antes de tender la mano a la oposición para rebajar las tensiones.

"Todos juntos debemos construir un futuro más radiante para todos nuestros conciudadanos y las generaciones futuras", sostuvo, antes de condenar la "violencia" y los "actos intolerables" registrados a raíz de las presidenciales, incidentes en los que habrían muerto más de 80 personas.

Los dos principales candidatos opositores, el expresidente Henri Konan Bédié y el ex primer ministro Pascal Affi N'Guessan, anunciaron un boicot al proceso debido a la decisión de Ouattara de presentarse a un tercer mandato, a pesar de que la Constitución fija en dos el límite.

El presidente, que dio marcha atrás en su decisión de no presentarse a raíz de la repentina muerte en julio del entonces primer ministro y candidato gubernamental, Amadou Gon Coulibaly, argumentó que las recientes modificaciones a la Carta Magna ponían a cero su contador.

Esta candidatura, sumada a la eliminación de los nombres del expresidente Laurent Gbagbo y el ex primer ministro y antiguo presidente del Parlamento Guillaume Soro de los aspirantes a la Presidencia, llevaron a la oposición a hacer un llamamiento a la desobediencia civil y a un "boicot activo" durante la votación, a pesar de lo cual Ouattara fue declarado como vencedor.

La situación provocó que la oposición anunciara la creación de un Consejo Nacional de Transición para organizar nuevas elecciones, al considerar que hay una vacante en la Presidencia, tras lo que las autoridades procedieron a detener a decenas de opositores, incluido Affi N'Guessan.

Sin embargo, Ouattara inició posteriormente conversaciones con el expresidente Henri Konan Bédié, otro destacado opositor, mientras que Bakayoko se reunió con políticos cercanos a Gbagbo en un intento del Gobierno de rebajar las tensiones.

A pesar de ello, Konan Bédié insistió la semana pasada en el rechazo a la reelección de Ouattara y abogó por un diálogo inclusivo para reformar la Constitución y convocar nuevas elecciones.

Las tensiones han provocado que parte de la población marfileña tema que otra polémica electoral pueda conducir a una nueva oleada de violencia como la que sacudió el país entre 2010 y 2011, cuando Gbagbo se negó a reconocer la victoria de Ouattara en las urnas.