Publicado 25/09/2020 22:55CET

Pakistán.- Pakistán denuncia el aumento de la islamofobia y critica las viñetas "blasfemas" de 'Charlie Hebdo'

Pakistán.- Pakistán denuncia el aumento de la islamofobia y critica las viñetas
Pakistán.- Pakistán denuncia el aumento de la islamofobia y critica las viñetas - -/Iranian Presidency/dpa - Archivo

Pide una investigación internacional del "terrorismo de Estado" de India en Cachemira

MADRID, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Pakistán, Imran Jan, ha denunciado este viernes un aumento de la islamofobia a nivel mundial y ha criticado la publicación de viñetas "blasfemas" por parte de la revista francesa 'Charlie Hebdo', que ha puesto como ejemplo de estos "ataques" contra los musulmanes.

"Los musulmanes siguen siendo atacados con impunidad en muchos países. Nuestros mausoleos son destruidos, el profeta es insultado, el Corán es incendiado y todo ello en nombre de la libertad de expresión", ha manifestado durante su discurso ante la Asamblea General de la ONU, después de que dos personas hayan resultado heridas en un ataque cerca de la antigua sede de 'Charlie Hebdo' en la capital de Francia, París.

Así, ha señalado que "los incidentes en Europa, incluida la reciente publicación de viñetas blasfemas por parte de 'Charlie Hebdo' son ejemplos recientes". Subrayamos que las provocaciones e incitaciones al odio y la violencia deben ser ilegalizadas mundialmente", ha añadido.

Jan ha pedido además a la Asamblea General de la ONU que declare "un Día Internacional para Combatir la Islamofobia y crear una coalición resiliente para luchar contra esta lacra, que divide a la Humanidad".

El primer ministro ha subrayado además que "uno de los países del mundo en el que el Estado patrocina la islamofobia es India", algo que ha achacado a la "ideología de la Rashtriya Swayamsevak Sangh (Organización Nacional de Voluntarios, de ultraderecha)".

En este sentido, ha incidido en que esta organización, vinculada al gubernamental Partido Popular de India (BJP) del primer ministro, Narendra Modi, está "inspirada por los nazis". "Adoptaron los conceptos de pureza racial y supremacía", ha manifestado.

"Mientras que el odio de los nazis se dirigía a los judíos, el RSS lo dirige a los musulmanes y, en menor medida, a los cristianos. Creen que India es exclusivamente para los hindúes y que el resto no son ciudadanos iguales", ha indicado.

Jan ha achacado a miembros del RSS la destrucción de la mezquita Babri en 1992, la matanza de unos 2.000 musulmanes en 2002 en Gujarat --estado del que entonces Modi era ministro principal-- y el asesinato de más de 50 musulmanes en 2007 tras el incendio intencionado de un tren.

"Los musulmanes son falsamente acusados y vilipendiados por propagar el coronavirus. Se les niega atención médica en muchas ocasiones y sus negocios son boicoteados", ha puntualizado el primer ministro paquistaní.

Jan ha cargado además contra India por "ocupar ilegalmente" Cachemira "contra los deseos del pueblo cachemir, en violación flagrante de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y sus propios compromisos".

"Las fuerzas de ocupación indias han usado la fuerza bruta (...) contra manifestantes pacíficos, han impuesto castigos colectivos, incluida la destrucción de barrios enteros y han ejecutado de forma extrajudicial a cientos de cachemires inocentes en falsos 'encuentros', negándose incluso a entregar los cuerpos para su entierro", ha criticado.

"Los medios cachemires y los que se atreven a alzar la voz están siendo acosados e intimidados de forma sistemática a través de leyes draconianas", ha dicho, antes de agregar que "el objetivo de esta campaña brutal es imponer lo que el RSS-BJP ha descrito como la 'solución final' para Jammu y Cachemira".

INVESTIGACIÓN INTERNACIONAL

Por ello, el primer ministro paquistaní ha dicho que "la comunidad internacional debe investigar estas graves violaciones y juzgar a los civiles y militares indios involucrados en terrorismo de Estado y graves crímenes contra la Humanidad, cometidos con total impunidad".

"El cerco militar se ve seguido de movimientos para cambiar la estructura demográfica del territorio ocupado", ha señalado, en referencia a la decisión adoptada en agosto de 2019 por el Gobierno central indio para anular la autonomía de la Cachemira controlada por Nueva Delhi.

"Es un intento de destruir la identidad cachemir para afectar el resultado de un plebiscito previsto por las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. El valiente pueblo cachemir nunca se rendirá a la ocupación y la opresión india", ha recalcado.

De esta forma, ha defendido que los cachemires "luchan por una causa justa y generación tras generación han entregado la vida para acabar con la ocupación india", antes de reiterar que "el Gobierno y el pueblo de Pakistán están comprometidos con apoyar a los hermanos y hermanas cachemires en su lucha legítima por la autodeterminación".

En esta misma línea, ha argüido que "para desviar la atención de sus actividades ilegales y atrocidades en la Cachemira ocupada, India está jugando el peligroso juego de enfrentar al Ejército contra Pakistán, en un ambiente estratégico nuclearizado".

"Pakistán ha ejercido la máxima contención", ha asegurado, al tiempo que ha argumentado que "habrá una paz y estabilidad duradera en el sur de Asia si la disputa en Cachemira es resuelta a partir de la legitimidad internacional".

"El Consejo de Seguridad debe evitar un conflicto desastroso y garantizar la aplicación de sus propias resoluciones, como hizo en el caso de Timor Oriental", ha defendido, en referencia a la implicación del organismo en 2006 para garantizar la estabilidad del país y la organización de elecciones tras la retirada de las tropas indonesias.

"LA PEOR RECESIÓN DESDE LA GRAN DEPRESIÓN"

En otro orden de cosas, Jan ha manifestado que "la pandemia de coronavirus ha ilustrado la unidad de la humanidad" y ha añadido que "en un mundo interconectado, nadie está a salvo si no están todos a salvo".

"Los confinamientos para controlar la pandemia han provocado la peor recesión desde la Gran Depresión del siglo pasado", ha dicho, al tiempo que ha alertado de que "esto ha golpeado más duro a los países pobres y a los pobres en todos los países".

Por ello, ha defendido la respuesta de Pakistán ante la pandemia, que ha evitado unas restricciones tan estrictas como en otros países. "En Pakistán fuimos conscientes muy pronto de que, si imponíamos un confinamiento estricto, del tipo del que han aplicado muchos países con posibles, tendríamos más muertos de hambre que por el virus", ha defendido.

"Por eso aplicamos una política de 'confinamiento inteligente' y, mientras nos centramos en los puntos calientes del virus y abrimos el sector agrícola (...) desplegamos 8.000 millones de dólares para servicios sanitarios y programas de apoyo a los pobres y los más vulnerables", ha explicado.

"Pese a que los 'confinamientos inteligentes' fueron duramente criticados al principio, gracias a la gracia de Dios, no sólo hemos podido controlar el virus y estabilizar nuestra economía, sino proteger a los segmentos pobres de la sociedad de la peor caída del confinamiento", ha manifestado.

Asimismo, ha recalcado que "es obvio que los países en desarrollo necesitan espacio fiscal para responder a la crisis y recuperarse de la misma". "La reducción de la deuda es una de las mejores formas para crear este espacio fiscal", ha sostenido.

"Apreciamos la iniciativa de suspensión de la deuda del G20 y de la financiación de emergencia ofrecida por el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial, el Banco de Desarrollo Asiático y las agencias de la ONU, pero no es suficiente. La suspensión oficial de la deuda tendrá que ser extendida y expandida. Se necesitarán medidas adicionales de la deuda", ha zanjado.

Contador