Publicado 20/07/2020 12:42CET

Pakistán.- Pakistán reanuda la campaña de vacunación contra la polio ante la reducción de los contagios de coronavirus

Pakistán.- Pakistán reanuda la campaña de vacunación contra la polio ante la red
Pakistán.- Pakistán reanuda la campaña de vacunación contra la polio ante la red - UNICEF/ASAD ZAIDI - Archivo

ISLAMABAD, 20 Jul. (DPA/EP) -

Pakistán ha reanudado este lunes la campaña de vacunación contra la polio, tras meses de parón obligado por la pandemia de coronavirus, que ha comenzado a disminuir en la nación asiática.

La campaña de vacunación, con la que se espera alcanzar a 800.000 niños menores de 5 años, se llevará a cabo lunes, martes y miércoles en los principales focos de contagio del coronavirus.

En ella participarán unos 32.000 sanitarios que visitarán casa por casa para completar la vacunación respetando las medidas para evitar el contagio del coronavirus, según han informado funcionarios paquistaníes.

Pakistán es uno de los países más afectados por la COVID-19 en todo el mundo, con 265.083 casos, incluidas 5.599 víctimas mortales y 205.929 personas recuperadas. Sindh y Punjab son las provincias con mayor incidencia del virus, con 113.007 y 90.191 positivos, respectivamente, mientras que en Islamabad, la capital, hay 14.599 contagiados.

Al menos 40 millones de niños no han podido ser vacunados desde el pasado mes de marzo debido a las medidas preventivas adoptadas para combatir el coronavirus, lo cual ha aumentado el riesgo de que los menores más vulnerables enfermen de polio.

Pakistán lanzó en 1994 un programa para la erradicación de la polio y llegó a estar muy cerca de conseguirlo, pero en 2019 registró 147 nuevos casos, cifra récord en cinco años, debido a los continuos boicots, incluidos ataques a trabajadores sanitarios. En 2020 ya van 59 casos detectados.

La campaña de vacunación de la polio en Pakistán, financiada por Naciones Unidas, se enfrenta a la oposición de los integristas islámicos, que creen que el verdadero objetivo de la vacuna es esterilizar a los niños musulmanes. Esta resistencia ha hecho que, junto a Afganistán, siga siendo uno de los pocos países del mundo que aún sufren la enfermedad.