Publicado 16/04/2021 12:35CET

Pakistán.- Pakistán suspende varias horas el uso de plataformas de redes sociales para "mantener el orden público"

Archivo - Logo de Twitter en un teléfono móvil
Archivo - Logo de Twitter en un teléfono móvil - Monika Skolimowska/zb/dpa - Archivo

MADRID, 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Pakistán ha suspendido este viernes durante cerca de cuatro horas el uso de plataformas como Twitter, Facebook, YouTube, WhatsApp y Telegram para "mantener el orden social", después de los disturbios en las protestas protagonizadas durante los últimos días por seguidores del partido islamista radical Tehrik-i-Labaik Pakistan (TLP).

El Ministerio del Interior ha enviado una nota a la Autoridad de Telecomunicaciones de Pakistán (PTA) para reclamar un bloqueo de estas redes entre las 11.00 y las 15.00 horas (hora local) y ha reclamado que la medida se aplique de forma "inmediata", según ha recogido la cadena de televisión paquistaní Geo TV.

Tras ello, la PTA ha resaltado a través de su cuenta en la red social Twitter que "para mantener el orden público y la seguridad, el acceso a ciertas aplicaciones de redes sociales ha sido limitado de forma temporal".

El Gobierno de Pakistán aprobó el jueves la ilegalización del TLP en línea con la Ley Antiterrorista, después de la muerte de al menos cinco personas en los disturbios, con lo que el documento será enviado ante el Tribunal Supremo de cara a su aprobación.

Las protestas estallaron tras el arresto del líder del TLP, Saad Husain Rizvi, después de que convocara a sus seguidores a una marcha si el Gobierno no cumplía con la fecha límite del 20 de abril para la prohibición de importaciones desde Francia y la expulsión del embajador francés a causa de las caricaturas de Mahoma.

El TLP estuvo en 2018 detrás de las protestas en el país contra la revocación de la condena a muerte contra Asia Bibi, una mujer cristiana sentenciada por blasfemia, que fue finalmente absuelta y se trasladó a Canadá, que le concedió asilo.

Bibi fue condenada en 2010 por blasfemia después de que sus vecinos aseguraran que había hecho comentarios denigrantes sobre el Islam después de pedirle que no bebiera agua de su vaso por no ser musulmana. Ella es protestante e insiste en que no cometió blasfemia alguna.

Contador