Publicado 05/11/2019 18:32:07 +01:00CET

Pakistán.- El primer ministro de Pakistán acepta abordar todas las demandas de la oposición, a excepción de su dimisión

MADRID, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Pakistán, Imran Jan, ha aceptado este martes abordar todas las demandas de la oposición, a excepción de su dimisión, en el marco de una jornada de conversaciones entre las delegaciones del Gobierno y los líderes opositores.

La delegación gubernamental, encabezada por el ministro de Defensa, Pervez Jatak, se ha reunido con Jan en una jornada en la que miles de personas mantienen sus movilizaciones en la capital, Islamabad, según las informaciones recogidas por la cadena de televisión local Geo TV.

Durante el encuentro, el primer ministro ha trasladado a la delegación que acepte todas las demandas de la oposición, al margen de su dimisión, según fuentes conocedoras del encuentro. La dimisión de Jan es la principal exigencia de los manifestantes.

La delegación gubernamental se ha reunido posteriormente con la de la oposición, el Comité Rehbar, que ha celebrado una reunión durante la jornada para discutir el futuro de la 'Marcha por la Libertad', sin que por ahora hayan trascendido detalles.

Por su parte, el destacado líder opositor paquistaní Fazlur Rehman, líder de la 'Marcha por la Libertad', ha asegurado que "se está cerca de lograr los objetivos". "Imran Jan fue elegido en primera instancia, ahora es rechazado", ha remachado.

Rehman, máximo responsable del partido Jamiat Ulema-e-Islam-Fazal (JUI-F), afirmó el 30 de octubre que la 'Marcha de la Libertad' se ha convertido en un "movimiento nacional" y dio hasta el domingo para que el Ejecutivo presentara su dimisión.

La 'Marcha de la Libertad' --que fue tildada el lunes de "chantaje" por parte del primer ministro-- partió el 27 de octubre desde diversos puntos del país y llegó el 31 de octubre a la capital para mantener desde allí sus movilizaciones.

La ola de protestas es el principal esfuerzo concertado entre los distintos movimientos opositores desde que Jan se impuso en las elecciones generales de 2018.

El Gobierno asegura que las manifestaciones son una amenaza para la democracia, mientras que sus detractores le recriminan falta de legitimidad y dependencia del Ejército.