Publicado 19/06/2020 16:00CET

Pakistán.- El Supremo de Pakistán rechaza la petición del Gobierno para cesar a un juez crítico con las Fuerzas Armadas

Pakistán.- El Supremo de Pakistán rechaza la petición del Gobierno para cesar a
Pakistán.- El Supremo de Pakistán rechaza la petición del Gobierno para cesar a - -/Iranian Presidency/dpa - Archivo

ISLAMABAD, 19 Jun. (DPA/EP) -

El Tribunal Supremo de Pakistán ha rechazado este viernes la petición del Gobierno para poder iniciar un proceso de destitución de un juez que se ha mostrado crítico con las Fuerzas Armadas paquistaníes, una de las instituciones con más influencia del país.

La decisión del alto tribunal ha sido considerada como un varapalo a la influencia de las Fuerzas Armadas sobre las instituciones civiles y ha recibido elogios por ser interpretada como un hito para el avance de la democracia en este país.

La sala de diez jueces ha rechazado la solicitud del Gobierno contra el compañero magistrado Qazi Faez Isa, que aspira a convertirse en presidente del Tribunal Supremo de Pakistán en el año 2023. "Es un gran día para la lucha de Pakistán por la democracia y el Estado de derecho2, ha subrayado Hamid Jan, uno de los abogados que defiende al juez.

Los colegios de abogados, los activistas de Derechos Humanos y los partidos de oposición han celebrado la decisión del alto tribunal y han dicho que reforzará el sistema judicial de Pakistán. El Ejecutivo había solicitado al Consejo Judicial Supremo, el órgano con capacidad de destituir a jueces, que cesara a Isa con el argumento de que las propiedades de su mujer podrían haber sido compradas con dinero ilícito.

La esposa del magistrado, hija de un multimillonario con muchas propiedades inmobiliarias, declaró ante la sala que había comprado las viviendas con dinero de su padre. Los críticos mantienen que el Ejecutivo estaba intentando destituir a Isa porque anteriormente había dictado una sentencia crítica con las Fuerzas Armadas.

Los generales de Pakistán siguen manteniendo una considerable influencia en el país y tienen unas relaciones complicadas con los jueces. En 2007, cuando el general Pervez Musharraf gobernaba el país, puso en marcha un purga en el poder judicial para intentar evitar maniobras judiciales contra su dominio.

Más recientemente, un juez fue destituido en 2018 después de que hubiera acusado a agentes de la agencia de espionaje de haber intentado manipular al poder judicial. Isa saltó a los titulares de la prensa cuando criticó a las Fuerzas Armadas por considerar que habían apoyado las violentas protestas de un grupo de islamistas radicales a favor de las polémicas leyes contra la blasfemia.

En una sentencia que dictó en 2019, Isa señaló que las Fuerzas Armadas señaló que las Fuerzas Armadas habían utilizado a un grupo a favor de las leyes contra la blasfemia para impulsar protestas que debilitaran en 2017 al Gobierno, liderado por el entonces primer ministro, Nawaz Sharif.

Sharif, que ha sido primer ministro en tres ocasiones y que la última fue destituido por el Tribunal Supremo en 2017 por unas acusaciones similares de corrupción con propiedades, sigue siendo uno de los líderes prodemocracia más famosos de Pakistán. Los generales de las Fuerzas Armadas han estado gobernando Pakistán durante casi la mitad de su existencia como país independiente.