Actualizado 17/12/2013 21:43 CET

Panamá anuncia que el barco norcoreano retenido en julio será enviado próximamente al país asiático

   CIUDAD DE PANAMÁ, 18 Oct. (Reuters/EP) -

   El ministro de Exteriores de Panamá, Fernando Núñez Fábrega, ha indicado este jueves que el barco norcoreano retenido en julio por las autoridades del país con un cargamento de armas y azúcar cubanos, así como su tripulación, serán enviados en las próximas fechas al país asiático.

   Núñez Fábrega ha desvelado durante una entrevista concedida a la agencia británica de noticias Reuters que los trabajos de reparación están cerca de terminar, por lo que el barco podrá continuar su trayecto en cuanto que el dueño del mismo firme el plan.

   Asimismo, ha indicado que ha emitido los visados necesarios a dos diplomáticos norcoreanos para que viajen al país para completar los procedimientos, al tiempo que ha manifestado que 33 de los 35 miembros de la tripulación retenidos en una antigua base militar estadounidense "parecen ignorar lo que había en el cargamento".

   Sin embargo, tanto el capitán, que intentó cortarse la garganta después de que los investigadores panameños bloquearan el barco, como su 'número dos' se han negado a dar declaraciones, por lo que podrían enfrentarse a cargos criminales.

   Tras la interceptación del barco, el Ministerio de Exteriores de Cuba afirmó que el mismo transportaba "mayormente azúcar", así como "armamento defensivo obsoleto para su reparación" en Corea del Norte.

   "El Ministerio de Relaciones Exteriores desea informar que dicho buque zarpó de un puerto cubano rumbo a la República Popular Democrática de Corea con un cargamento, mayormente, de 10.000 toneladas de azúcar", indicó a través de un comunicado.

   En el mismo, apuntó que, asimismo, el barco "transportaba 240 toneladas de armamento defensivo obsoleto --dos complejos coheteriles antiaéreos Volga y Pechora, nueve cohetes en partes y piezas, dos aviones Mig-21 Bis y 15 motores de este tipo de avión, todo ello fabricado a mediados del siglo pasado--, para ser reparado y devuelto al país".

   "Los acuerdos suscritos por Cuba en esta esfera se sustentan en la necesidad de mantener nuestra capacidad defensiva para preservar la soberanía nacional", agregó, antes de reiterar su "firme e irrevocable compromiso con la paz, el desarme, incluido el nuclear, y el respeto al Derecho Internacional".

   Corea del Norte es sujeto de una serie de sanciones por parte de Naciones Unidas que le prohíben exportar e importar determinados bienes y productos, incluido armamento, para impedir que puedan ser utilizados para sus programas nuclear y de misiles balísticos.

   Por ello, una comisión especial de Naciones Unidas, formada por siete investigadores, se desplazó al país centroamericano con el fin de esclarecer este caso y determinar cuál era el verdadero destino del armamento cubano.