Actualizado 24/06/2012 5:27:37 +00:00 CET

Panamá, Uruguay y Nicaragua censuran la destitución de Lugo

ASUNCIÓN, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Los gobiernos de Panamá, Uruguay y Nicaragua han censurado este domingo la destitución del, hasta este viernes, presidente de Paraguay, Fernando Lugo, por contravenir los parámetros democráticos.

   En un comunicado, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Uruguay ha hecho hincapié en este aspecto debido al exiguo plazo del que dispuso Lugo para preparar su defensa.

   "Las autoridades legítimas de los países de nuestro continente son aquellas que provienen del voto popular, el verdadero soberano para elegirlas", sostiene.

   "La rapidez y urgencia de los procedimientos seguidos para el juicio político del presidente Lugo, con características de juicio sumario, no respetan las garantías esenciales del debido proceso, especialmente teniendo en cuenta la brevedad de los plazos y que aún no han terminado las investigaciones de los desgraciados hechos ocurridos el pasado 15 de junio", subraya el Gobierno de Uruguay.

   El detonante del "juicio político", auspiciado por la Constitución paraguaya, fue el fallecimiento de 17 personas durante el desalojo de una finca privada ubicada en la localidad de Curuguaty, en el sureste del país.

   "La imposición de un nuevo presidente en estas condiciones, no respeta las prácticas democráticas fundamentales que debemos preservar en la región", prosigue, "esperamos que Paraguay pueda convocar a su pueblo tan pronto como sea posible para elegir nuevos gobernantes".

PANAMÁ CUESTIONA EL JUICIO

   El Gobierno de Panamá ha cuestionado la legalidad del proceso emprendido contra Lugo y que concluyó con su destitución. En un comunicado remitido por el Ministerio de Asuntos Exteriores panameño, incide en que el "proceso legal" duró "tan solo un día", lo que genera "serias dudas sobre la aplicación de principios judiciales básicos de cualquier Estado de Derecho" por parte de las autoridades paraguayas.

   Así pues, Panamá reclama "respeto absoluto a los derechos y libertades fundamentales" y, en especial, entre "todas las partes involucradas en estos eventos políticos de tanto impacto para la democracia paraguaya".

   Por último, el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, ha hecho un llamamiento "a la calma, la concordia".

NICARAGUA CONDENA EL GOLPE

   El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ha confirmado que no reconocerá al nuevo Gobierno de Paraguay, presidido por Federico Franco.

   Ortega ha trasladado a Lugo su "solidaridad" debido a la "situación realmente dramática" que está viviendo. El mandatario nicaragüense ha denunciado un "plan claramente articulado entre la oligarquía, las fuerzas derechistas y las Fuerzas Armadas" para derrocar a Lugo.

   En una comparecencia ante sus seguidores, Ortega ha recordado que el 'modus operandi' mediante el cual se ha perpetrado este "golpe de Estado" se asemeja al recurrido en el derrocamiento de Manuel Zelaya en Honduras y a los fracasados intentos de deponer a los presidentes venezolano, Hugo Chávez; ecuatoriano, Rafael Correa; y boliviano, Evo Morales.

   "Nosotros lo que reconocemos y continuaremos reconociendo es la soberanía y el derecho del pueblo paraguayo que hoy está librando la batalla para recuperar esa soberanía que le ha sido arrebatada", ha indicado Ortega, según ha recogido la agencia de noticias cubana Prensa Latina.