Actualizado 05/12/2006 15:20:50 +00:00 CET

Papeleras.- El enviado del Rey Juan Carlos se reúne hoy con el ministro argentino de Exteriores y el jefe de gabinete

BUENOS AIRES, 5 Dic. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

Juan Antonio Yáñez, el diplomático enviado por el Rey Juan Carlos para "facilitar" el diálogo entre Argentina y Uruguay en el conflicto por la instalación de plantas de celulosa, llegó hoy a Buenos Aires para mantener una segunda ronda de diálogos, después de los contactos que mantuvo ayer, lunes, en Montevideo.

Yáñez se entrevistará con el jefe de gabinete, Alberto Fernández, con el ministro de Exteriores, Jorge Taiana, y probablemente con el presidente, Néstor Kirchner, quien ya lo recibió en la anterior rueda de contactos, realizada a mediados de noviembre.

Aunque no trascendió el contenido del diálogo, el diplomático español se reunió ayer durante media hora con el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, quien en la ocasión anterior no lo había recibido.

Sin embargo, la Secretaría de Prensa del Gobierno uruguayo difundió un comunicado en el que se indicó que "Vázquez manifestó estar abierto al diálogo con Argentina para destrabar el conflicto por la instalación de la planta de celulosa, a la vez que reiteró que no negociará mientras los puentes sigan cortados y que tampoco pedirá la suspensión de las obras a Botnia para facilitar el diálogo".

"Nosotros siempre hemos apostado al diálogo y creemos que es el camino por el cual debemos resolver este tema entre los dos países; Uruguay lo ha defendido permanentemente y veremos lo que trae el representante de Su Majestad", indicó Vázquez antes de recibir al diplomático.

Vecinos de las ciudades argentinas de Gualeguaychú y Colón mantienen cortados dos de los tres puentes internacionales que conectan ambos países, lo que genera graves perjuicios al turismo uruguayo, que tradicionalmente se nutre de veraneantes argentinos.

En tanto, el jefe de gabinete argentino, Alberto Fernández, destacó que la postura del Ejecutivo uruguayo "es muy difícil de tolerar", explicando que "la única propuesta" que les hizo llegar Uruguay es que iba a "terminar haciendo lo que unilateralmente" decidió hacer y "después revisar juntos" que no habrá habido contaminación.