Actualizado 27/07/2006 22:11:30 +00:00 CET

Papeleras.- El ex ministro uruguayo de Exteriores revela que acordó con Argentina la construcción de las dos papeleras

MONTEVIDEO, 27 Jul. (EP/AP) -

El secretario general de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) y ex ministro uruguayo de Exteriores, Didier Opertti, reveló hoy que durante su gestión al frente de dicha cartera acordó con Argentina la construcción de las dos plantas de celulosa que se están levantando en el margen oriental del Río Uruguay y que son el eje de un enfrentamiento entre ambos países.

En una carta de lectores publicada en el semanario 'Búsqueda' como respuesta a una nota en el diario argentino 'Ámbito Financiero', Opertti hace una reseña de su actuación sobre las plantas de celulosa y los acuerdos con el ex ministro argentino de Exteriores Rafael Bielsa el 1 de marzo de 2004.

Según su versión, había guardado discreción sobre su papel cuando fue canciller entre 1998 y 2005 debido al cargo que ostenta actualmente, pero, debido a lo que aparentemente dijo 'Ámbito Financiero', dio a conocer su actuación y las decisiones acordadas.

El ex jefe de la diplomacia uruguaya explica que el 1 de marzo de 2004 se reunió con su entonces homólogo Rafael Bielsa en Buenos Aires para tratar el tema de las plantas de celulosa con el objetivo de llegar a un acuerdo bilateral "para poner fin a las diferencias entre los dos gobiernos, las que, infortunadamente transformaríanse más tarde en controversia".

Añade que se respondió así a "legítimas interrogantes planteadas por pobladores de Entre Ríos, respetando por un lado el carácter nacional uruguayo de la obra, que nunca estuvo en entredicho, y por otro lado, la normativa vigente que regula las aguas del Río Uruguay a través de CARU (Comisión Administradora del Río Uruguay).

INFORMA EN RUEDA DE PRENSA

Opertti también señala que dos días después, el 3 de marzo, se aludió a esos acuerdos en una rueda de prensa. "En abril de 2004, el canciller Bielsa informa al Honorable Congreso de la Nación acerca de dicho acuerdo por medio del cual se solucionaba el diferendo entre ambos países", subraya.

Asimismo, agrega que el 15 de mayo de 2004, en una reunión de la CARU, "se aprueba un acta en la que ambas partes dejan consignadas sus respectivas posiciones técnicas y dan cuenta del entendimiento al que han llegado con una plena reafirmación" de los ministros de Exteriores de ambos países.

"A partir de esta sesión de la CARU, y cumpliendo con lo acordado, el tema quedó situado en el ámbito de las competencias de la Comisión, la cual se encargaría de recabar la información pertinente relativa a la construcción y operación" de las plantas, destaca Opertti.

Posteriormente, añade que esta circunstancia descarta "una posible negativa" por su parte "a proveer información", y señala que, en relación a la fase operativa, "se acordó realizar el monitoreo de la calidad ambiental dentro de las previsiones del Estatuto del Río Uruguay".