Papeleras.- Mujica y Fernández de Kirchner se comprometen a presentar en 60 días un plan de supervisión del río Uruguay

Actualizado 02/06/2010 23:15:15 CET

MONTEVIDEO, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente uruguayo, José Mujica, acordó este miércoles con su homóloga argentina, Cristina Fernández de Kirchner, presentar en el plazo de 60 días un plan de supervisión ambiental del río Uruguay, donde hace tres años fue instalada una planta de celulosa, que ha provocado un conflicto diplomático entre ambos países después de que Argentina denunciara que es altamente contaminante.

Mujica y Fernández de Kirchner se reunieron en Anchorena, a 177 kilómetros de Montevideo, para debatir una amplia agenda de 27 puntos, pero el tema que predominó en el encuentro fue el de la papelera UPM (antes Botnia), ubicada en territorio uruguayo y que, según un reciente fallo emitido por la Corte Internacional de Justicia (CIJ), sus efectos negativos no pueden "probarse".

"Debemos acordar en esos 60 días los criterios de monitoreo del río en lo referente a la planta de celulosa y en todo el río", dijo Mujica en rueda de prensa, al anunciar que en dos meses ambos mandatarios sostendrán una nueva reunión para analizar las medidas que tomarán sobre "el río Uruguay, con la planta de celulosa y la salud de todo el río".

A este respecto, la presidenta argentina confirmó que ambos países se han comprometido a diseñar "un modelo que tendrá que tener un criterio y los instrumentos para monitorear y cuidar el medio ambiente en la totalidad del río Uruguay".

La CIJ emitió el pasado 20 de abril un fallo que condena a Montevideo por haber violado un tratado bilateral al permitir la instalación de la planta de celulosa UPM, aunque tampoco dio la razón a Argentina que alegó que la industria contamina el río Uruguay que atraviesa ambos países.

Esto quiere decir que la 'pastera' podrá continuar sus actividades en la localidad uruguaya de Fray Bentos, con lo que Buenos Aires ve frustrado el objetivo de su demanda presentada en 2006 de desmantelar esta papelera que mantiene a ambos países en un intenso conflicto diplomático.

CORTES

Organizaciones ecologistas y vecinos de la provincia argentina de Entre Ríos decidieron el 20 de noviembre de 2006 poner un candado al portón que permite el acceso al Puente Internacional General San Martín impidiendo la salida de vehículos desde Gualeguaychú hacia Uruguay y el ingreso a Argentina de los coches provenientes desde Fray Bentos.

Este cierre ha generado serios problemas de transporte, especialmente, a los comerciantes que desde hace más de tres años han tenido que utilizar la ruta más larga para poder transportar mercancía entre los dos países que mantienen importantes intercambios comerciales.

Sobre este polémico asunto, Mujica respondió que se trata de un problema que "lo debe resolver Argentina", sin precisar más detalles. "El piquete (de Gualeguaychú) no lo va a disolver Uruguay, lo tiene que resolver el pueblo argentino y su gobierno", insistió, al expresar su deseo de "ayudar" a Buenos Aires a encontrar una solución.

Fernández de Kirchner, por su parte, aclaró que esta protesta "es algo que no compartimos" y aclaró que Argentina "es un país que está dividido en tres poderes y nunca ha habido un condenado por los cortes". Así, aseguró que "hay gente del Alto Tribunal de Justicia que piensa que el corte no es ilícito, pero sí ilegítimo".

"Esto es a mi criterio una deficiencia del sistema, que no me es imputable", agregó la mandataria, al señalar que "la limitación institucional y política de un gobierno para adoptar otras políticas, que son las que reclaman algunos sectores".