Actualizado 27/12/2006 18:25:21 +00:00 CET

Paraguay.-La Conferencia Episcopal de Paraguay tilda a Fernando Lugo de "rebelde" tras dejar los hábitos por la política

ASUNCIÓN, 27 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP) calificó hoy de "rebelde" a Fernando Lugo, ex obispo del departamento de San Pedro, por haber saltado a la política como candidato a presidente por una coalición de la oposición.

"Monseñor Lugo está en situación de rebeldía, exponiéndose al castigo de la excomunión", dijo el presidente de la CEP, monseñor Ignacio Gogorza, en entrevista que publica el diario 'Ultima Hora'.

Además, Gogorza indicó que "Lugo no tiene permiso del Vaticano para realizar política, entonces, está saliendo del catolicismo por malos caminos. Un obispo no deja de ser obispo sólo por haber renunciado. Su vida consagrada a la religión es por toda la vida".

Lugo, de 55 años, fue ordenado obispo en 1994 siendo destinado a la diócesis del departamento de San Pedro, a unos 200 kilómetros al norte de Asunción.

Tras diez años en el cargo, en septiembre de 2004, el entonces Papa Juan Pablo II, le jubiló sin conocerse los motivos. Desde entonces trabajaba como director de un centro de secundaria de la congregación Verbo Divino. La semana pasada comunicó al Papa Benedicto XVI que renunciaba al sacerdocio.

Ayer martes, la Nunciatura Apostólica del Paraguay dio a conocer ayer el texto de la admonición (amonestación canónica) al obispo emérito de San Pedro Apóstol, Monseñor Fernando Lugo. El documento está firmado por el prefecto para la Congregación para los Obispos, el cardenal Giovanni Battista. El texto pide a Lugo "no aceptar la candidatura a presidente de la República del Paraguay".

La Nunciatura agregó en la admonición que en caso contrario "le será impuesta -como primera sanción- la pena canónica de la suspensión, que prohíbe a los ministros sagrados todo acto potestad de orden y de jurisdicción".

La amonestación afirma que "la Santa Sede ha tomado conocimiento con sorpresa de que algunos partidos políticos tienen la intención de presentar a usted como candidato en las próximas elecciones presidenciales de esa nación paraguaya" y le enfatiza que el canon 285 prohíbe a los clérigos asumir oficios públicos que conlleven una participación en el ejercicio del poder civil, ya sea ejercido en la función legislativa, ya en la ejecutiva o en la judicial.

El código canónico establece además que el canon 287 veda a los clérigos el participar activamente en los partidos políticos o en la dirección de asociaciones sindicales, según publica hoy el citado diario.

Tras la amonestación de la Santa Sede confirmada ayer, las autoridades del colegio Verbo Divino solicitaron a Lugo que retirara del edificio sus ropas y libros.

Un colaborador de Lugo confirmó que el ex obispo se mudó a una residencia particular, alquilada, en un suburbio de la capital. No fue posible ubicar al prelado para conocer sus próximas actividades, según informó el diario paraguayo 'ABC'.

Por su parte, el obispo de la diócesis de Misiones, a 250 kilómetros al sur de la capital paraguaya, declaró en diferentes emisoras de radio sobre Lugo que "no es un fracasado, es un hombre exitoso porque mientras ejerció el sacerdocio acompañó la lucha del pueblo pobre por la conquista de la tierra propia y criticó a las autoridades deshonestas. Yo votaría por él, si se pudiera, cien veces".

El vicepresidente de la república, Luis Castiglioni, convocó una rueda de prensa en la que afirmó que ya comenzaron los trabajos electorales para las elecciones presidenciales de 2008 y anunció que definirá su candidatura en el próximo mes de marzo.

Castiglioni se refirió también a monseñor Lugo, al que calificó de "manipulador y un farsante porque vistiendo la sotana hace más de un año venía formando pequeñas células políticas para sustentar su candidatura, en forma paralela a su labor pastoral y eclesiástica".

En el documento de la Nunciatura, Battista recordó a Lugo que su candidatura presidencial no es congruente con la misión sacerdotal y episcopal, cuyo objetivo es la salvación de las almas. Además reconoce que la misión de Lugo incluye la preocupación por los problemas sociales, pero dicha tarea se debe desempeñar de acuerdo con el colegiado episcopal.

Battista añadió que la eventual aceptación de la invitación a ser candidato a presidente de Paraguay contrasta con la responsabilidad de un obispo de la Iglesia Católica de promover y defender la unidad de la Iglesia, de su doctrina, culto y disciplina. Le aclara además que "algunas de sus declaraciones han creado ya grave desconcierto en los pastores y en los fieles del Paraguay, que desean que usted recuse tal candidatura".

NICANOR DUARTE

El Presidente de Paraguay, Nicanor Duarte, también se manifestó sobre la decisión del ex obispo, Fernando Lugo. Sobre la decisión de este declaró que "era hora que él diga al país, miren, señores, quiero ser presidente, tengo todo el derecho legítimo, la Constitución solamente me exige que renuncie, y a partir de ahora las leyes canónicas no me interesan un bledo, y bueno... y creo que es lo que dijo".

Duarte añadió que Lugo empezará a sentir en el campo de juego lo que significa jugar un partido en lugar de estar en las gradas tirando naranjas al árbitro. "Que entre a la cancha y que los muchachos le pateen el tobillo para ver cómo sale", añadió el presidente.

Duarte recomendó al ex obispo que se presente con un modelo peculiar de organización del Estado y de la sociedad, como un proyecto alternativo a un sistema que evidentemente necesita ser sacudido, que es el viejo sistema de partidos, el viejo sistema de representación.

"Cuando uno no está en la política, está en el púlpito hablando, interpretando la realidad social es muy placentero, y otra cosa es bajar del gabinete teórico y mezclarse con el barro, estar con la gente, entenderle en su cultura, en sus frustraciones, y esa es la política", declaró el presidente a una cadena de radio paraguaya.