Paraguay.- Un exdiputado que adoptó ilegalmente a 30 niños solicita salir de prisión por sus condiciones "infrahumanas"

Actualizado 26/08/2006 5:10:50 CET

ASUNCIÓN, 26 Ago. (EP/AP) -

El ex diputado provincial alemán Jurguen Ernst Hass de 56 años, calificado por la prensa local como "Superpapá" al anotar ilegalmente como hijos suyos a 30 niños paraguayos, pidió sin éxito el viernes a la justicia que lo saque de la cárcel porque es una institución incómoda.

La penitenciaría Tacumbú, ubicada en la periferia de Asunción, cuenta con 4.000 internos pero su capacidad real es de sólo 700. Los reclusos, la mayoría sin condena, viven hacinados en los patios, pasillos, celdas y hasta en las oficinas administrativas en condiciones infrahumanas, según recientes denuncias de organizaciones de derechos humanos.

Sin embargo, el juez Julián López informó a los periodistas acerca del rechazo de la solicitud porque en abril pasado, estando Hass bajo arresto domiciliario en un barrio de Asunción, falsificó una orden de arresto dándose a la fuga hasta que, finalmente, el domingo último fue detenido en un hotel de Caaguazú, a 220 kilómetros al este de la capital.

Daniel Alarcón, nuevo defensor del alemán, comentó que su cliente prefería permanecer arrestado en su domicilio de Asunción y no en la cárcel debido a la ausencia de comodidades como cama, aire acondicionado, refrigerador y otros electrodomésticos.

El magistrado López indicó que el 11 de septiembre próximo escuchará la declaración indagatoria de Hass, acusado de la violación de las reglas para la crianza de hijos al eludir el cumplimiento de la ley de adopciones anotando como si fueran suyos a una treintena de párvulos de pueblos pobres del interior.

La referida ley señala que ninguna persona mayor de 56 años puede hacerse cargo de niños y niñas.

Alarcón explicó que su defendido "se considera un perseguido al opinar que adoptar niños, para él, no debería ser delito porque el Estado alemán entrega un subsidio de 500 euros mensuales para la crianza de infantes pobres. Nos reveló que muchos otros ciudadanos de Europa, como suizos, austriacos, franceses e incluso alemanes adoptan niños de países del Tercer Mundo y el Estado alemán no los persigue".

Los antecedentes penales indican que Hass fue multado en 100.000 euros en 1993 por la justicia de Duisburg por haber ejercido ilegalmente la profesión de abogado y, además, prohibió su salida del país sin autorización.

En declaraciones anteriores a la prensa local, el acusado aclaró que llegó a adoptar 1.000 niños de Rusia, Rumania, Moldavia, Hungría, Ucrania, India y Pakistán.