Actualizado 01/10/2010 20:30 CET

Lugo se recupera de la alergia que obligó su ingreso en un hospital

El presidente de Paraguay, Fernando Lugo.
EP/PRESIDENCIA DE PARAGUAY

ASUNCIÓN, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, se recupera en un hospital de Asunción de una posible alergia que le provocó algunos síntomas como enrojecimiento de la piel, informaron sus médicos que aseguraron que el ex obispo podrá continuar con su tratamiento contra el cáncer linfático detectado el pasado agosto.

"No hay signos de infección, no tuvo nada de fiebre, ni molestias, ni dolor y está francamente mejor", informó este viernes Alfredo Boccia, médico personal del mandatario.

Los médicos recomendaron al mandatario permanecer ingresado durante este día para poder hacerle un seguimiento a su evolución, sin precisar cuándo será dado de alta. "Queremos decir que va a pasar esta jornada aquí en el sanatorio y va a hacer todo su tratamiento acá", comentó el ministro de Comunicaciones, Augusto dos Santos.

Lugo fue ingresado este jueves por la tarde (noche en España) en el sanatorio privado Migone, en Asunción, "por precaución", al presentar síntomas como "sensación de enrojecimiento en la cara y el cuello, y después ya un poco de edema y ronquera incluso, como si fuera algún tipo de reacción alérgica", explicó Boccia.

Los resultados de los exámenes realizados a Lugo se darán a conocer en las próximas horas, aunque Boccia ha adelantado que las primeras pruebas no mostraron signos "aparentes" de una posible infección, principal preocupación de sus médicos.

"Le hicimos tomografía, análisis, le evaluamos para descartar la posibilidad de una infección insipiente, pero aparentemente no hay ningún signo de eso", explicó el galeno.

Lugo, de 59 años, ha sido sometido a tres quimioterapias de un total de seis sesiones que deberá realizarse en los próximos meses para combatir el cáncer no hodking que le fue diagnosticado a mediados de agosto.

A pesar de este tratamiento, los médicos han sugerido al ex obispo católico que continúe cumpliendo con su agenda de actividades oficiales, al no presentar síntomas que le impidan seguir con una rutina normal, aunque deberá considerar algunas precauciones como evitar actos masivos y reducir sus actividades fuera del palacio de gobierno.