Actualizado 17/12/2013 21:53 CET

Paraguay nacionalizará una empresa acerera privatizada en 1997

Manifestaciones contra la Alianza Público-Privado
Foto: REUTERS

ASUNCIÓN, 27 Oct. (Reuters/EP) -

   El presidente de Paraguay, Horacio Cartes, ha anunciado este domingo que el Estado volverá a tomar el control de Aceros Paraguayos (ACEPAR), una empresa privatizada hace casi dos décadas que actualmente pertenece a trabajadores e inversores locales y que se encuentra al borde de la quiebra.

   "Hemos decidido la recuperación de esta firma (...) ha habido un saqueo a los bienes del Estado desde el inicio mismo del proceso", ha dicho en una rueda de prensa.

   Este anuncio se produce en medio de una fuerte repulsa de sindicatos y organizaciones sociales contra la Ley Alianza Público-Privada del Gobierno porque consideran que es una medida para privatizar y enajenar bienes estatales.

   Aceros Paraguayos fue transferida en 1997 al Consorcio Siderúrgico Paraguayo (Cosipar), un grupo integrado en un 66,67 por ciento por empresarios y en un 33,33 por ciento por extrabajadores. Todo el proceso, que debía ser vigilado por el Estado, estuvo marcado por denuncias de mala administración.

   ACEPAR finalmente se vendió por 35 millones de dólares, un precio que nunca se llegó a pagar por completo, y actualmente está al borde de la quiebra con un pasivo aproximado de 50 millones de dólares, según el procurador general (fiscal general), Roberto Moreno.

   Moreno ha explicado que el Gobierno pedirá la anulación del contrato de compraventa por incumplimiento a través de un arbitraje, un procedimiento extrajudicial que podría extenderse hasta el final del próximo año. Entretanto, las autoridades paraguayas tratarán de cesar a los actuales administradores y de designar a uno independiente "para evitar el vaciamiento de la empresa".

   La firma fabrica varillas, laminados y barras para la construcción y tiene una central industrial en Villa Hayes, unos 30 kilómetros al norte de Asunción, pero últimamente sólo se dedica a vender chatarra debido a su situación de colapso.