Publicado 25/01/2021 16:37CET

El partido gubernamental de Burundi elige a Ndukiriyo como líder tras la victoria de Ndayishimiye en las presidenciales

Evariste Ndayishimiye, presidente de Burundi
Evariste Ndayishimiye, presidente de Burundi - EVRARD NGENDAKUMANA / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

El partido gubernamental de Burundi, el Consejo Nacional-Fuerzas para la Defensa de la Democracia de Burundi (CNDD-FDD), ha elegido a Révérien Ndikuriyo como nuevo secretario general, por lo que sucederá a Evariste Ndayishimiye, quien ocupaba el cargo hasta mayo de 2020, cuando se impuso en las elecciones presidenciales en el país africano.

Ndikuriyo ha dicho que el cargo tiene "una importancia capital" y ha ensalzado el papel de Ndayishimiye. "El presidente ocupaba estas funciones y dejó trazado el camino. Me comprometo a continuar el trabajo que él inició. Me comprometo a ser un buen pastor que conozca a todas sus ovejas", ha dicho.

Asimismo, ha pedido a los seguidores del partido "ser ovejas inteligentes, no ovejas perdidas" y ha dicho que "trabajará a su servicio" y que "todo el mundo tendrá la palabra para expresar sus quejas", tal y como ha recogido el diario independiente burundés 'Iwacu'.

En este sentido, Ndikuriyo, quien se unió al CNDD-FDD en los noventa cuando era un grupo rebelde --posteriormente se transformó en formación política y se hizo con el poder en 2003 tras el acuerdo de paz de Arusha--, ha hecho hincapié en que lo más importante es poner por encima de todo "el bien del país".

El nuevo líder del partido gubernamental ha tildado además de "enemigos" a aquellos que le han descrito como "un criminal" y los que han dicho que los Imbonerakure --las juventudes del CNDD-FDD, acusadas de abusos de los Derechos Humanos-- son "milicianos".

Por su parte, Ndayishimiye, ha pedido a la oposición que mantengan una postura crítica, si bien ha dicho que estar en la oposición no implica ser "un enemigo". "Hace falta aceptar las críticas. Dejemos de golpear a estos partidos (...) y de considerarles como nuestros enemigos", ha zanjado.

Ndayishimiye asumió el cargo en junio de 2020 tras su victoria en las presidenciales celebradas en mayo y a raíz de la repentina muerte a causa de un infarto del entonces mandatario, Pierre Nkurunziza, quien tenía que pasar el testigo a su 'delfín' en el mes de agosto.

La victoria de Ndayishimiye había sido confirmada días antes por el Tribunal Constitucional, que declaró "nulos y sin efecto" los recursos presentados por la oposición por presunto fraude en las elecciones presidenciales, parlamentarias y locales celebradas en el país africano.

Las elecciones estuvieron marcadas por un repunte de la violencia y ante el temor de que el país se vea arrastrado a una crisis violenta como la de 2015, cuando Nkurunziza decidió presentarse a un tercer mandato, a pesar de que la oposición denunciaba que ello violaba el acuerdo de paz que puso fin a la guerra civil (1993-2005).