Publicado 12/07/2021 20:24CET

El partido proeuropeo de la presidenta de Moldavia se hace con la victoria en las parlamentarias anticipadas

11 July 2021, Moldova, Chisinau: Maia Sandu, President of Moldova, speaks to the press after casting her vote during the Moldovan parliamentary election. Photo: Diego Herrera/SOPA Images via ZUMA Wire/dpa
11 July 2021, Moldova, Chisinau: Maia Sandu, President of Moldova, speaks to the press after casting her vote during the Moldovan parliamentary election. Photo: Diego Herrera/SOPA Images via ZUMA Wire/dpa - Diego Herrera/SOPA Images via ZU / DPA

La misión de la UE califica la jornada como "tranquila" aunque está preocupada por la pérdida de confianza en el ente electoral

MADRID, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

El partido proeuropeo de la presidenta de Moldavia, Maia Sandu, se ha hecho con la victoria en las elecciones parlamentarias anticipadas celebradas el domingo tras recabar más del 52 por ciento de los votos, según los resultados preliminares anunciados este lunes por la comisión electoral.

La Comisión Electoral Central (CEC) moldava ha resaltado que, tras el recuento del 99,86 por ciento de las papeletas, el 52,74 por ciento de los votantes han respaldado al Partido Acción y Solidaridad de Sandu, quien se impuso en noviembre de 2020 en las elecciones presidenciales.

Así, ha manifestado que por detrás figuran el Bloque de Comunistas y Socialistas, con el 27,22 por ciento de las papeletas, mientras que el Partido Shor se ha hecho con el 5,75 por ciento de los apoyos, según datos publicados a través de su página web. El resto de formaciones no ha conseguido sobrepasar el umbral del cinco por ciento de los apoyos necesarios para entrar en el Parlamento moldavo.

El presidente del organismo, Dorin Cimil, ha manifestado que aún están a la espera de los resultados de los colegios electorales en Alemania y Estados Unidos, al tiempo que ha resaltado que la participación ronda el 48 por ciento, tal y como ha recogido el portal de noticias Moldovapress.

Al conocerse los resultados preliminares que ponían a la cabeza su formación, Sandu ha prometido trabajar en "facilitar el voto de los ciudadanos, sin presiones y sin corrupción electoral". "Algunas instituciones encargadas de la organización de las elecciones ignoran las leyes y ponen en peligro la celebración de unas elecciones libres y justas", ha asegurado a través de su cuenta de Facebook.

Estos son los primeros comicios a los que la Unión Europea (UE) manda observadores desde el inicio de la pandemia, y al igual que en otras misiones, el objetivo es evaluar que las elecciones se llevan a cabo de acuerdo a los estándares internacionales y cumpliendo la normativa moldava.

Moldavia, una antigua república soviética en Europa del Este entre Ucrania y Rumanía, ha estado dividida durante mucho tiempo entre las aspiraciones de acercarse al bloque europeo o mantenerse bajo la esfera de influencia de Rusia, algo que se ve reflejado en estos comicios, al igual que en las presidenciales.

PERDIDA DE CONFIANZA Y NORMAS INADECUADAS DE FINANCIACIÓN

La misión de observación conjunta de la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), la Asamblea Parlamentaria de la OSCE, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa y el Parlamento Europeo ha apuntado a una perdida de confianza y a unas normas inadecuadas de financiación electoral.

En este sentido, los observadores internacionales han señalado que a pesar de que las elecciones parlamentarias han sido "competitivas" y han estado "bien gestionadas", ha habido una gestión inadecuada de las disputas electorales, así como problemas de financiación de la campaña.

En un comunicado tras la jornada electoral, han señalado la preocupación por "la imparcialidad de las autoridades electorales" --de la Comisión Electoral Central (CEC)-- que han socavado la confianza de los ciudadanos, a lo que se suman las "normas inadecuadas sobre la financiación de las campañas" que han dado lugar a "posibles infracciones".

La misión de observación también ha constatado que existe un marco jurídico que da una base "sólida" para la celebración de los comicios, aunque es necesario "introducir nuevas mejoras", especialmente en lo referente a la legislación sobre las reclamaciones y los recursos.

Los observadores han calificado la jornada como "tranquila y transparente", así como "positiva", a pesar de algunos episodios de aglomeración, mientras que el ambiente polarizado no ha impedido que se abordaran "temas sustanciales" en la campaña, en la que los medios de comunicación han desempeñado un papel importante, aunque su parcialidad --debido a su afiliación partidista-- ha debilitado las garantías del pluralismo político.

Además, han apuntado que el ambiente de la campaña ha sido, en general, tranquilo, a pesar de que hacia el final de la campaña se intensificaron las críticas agudas y los insultos personales, aunque sin llegar a la incitación a la hostilidad o la violencia. Por otro lado, la administración electoral ha gestionado los preparativos de forma "correcta, eficaz y transparente".

Moldavia "ha pasado por muchas crisis en los últimos años, y estas elecciones anticipadas se han celebrado en el contexto de un ciclo político más amplio, caracterizado por la inestabilidad y el estancamiento político", ha detallado el coordinador especial y líder de la misión de observadores de la OSCE, Ditmir Bushati.

"Ahora queda por delante un trabajo serio para formar un Gobierno capaz y dispuesto a emprender las reformas que los moldavos piden, especialmente en lo que respecta a la corrupción profundamente arraigada y a la falta de independencia del poder judicial", ha adelantado el jefe de la delegación de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, Stefan Schennach.

Tras las conclusiones de la misión de observación, el Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, y el comisario europeo de Política de Vecindad, Oliver Varhelyi, han trasladado a Moldavia la "disposición" de los Veintisiete para ayudar a "abordar las deficiencias identificadas y las recomendaciones pendientes de la misión electoral".

Asimismo, a través de un comunicado, han explicado que esperan trabajar con "un Gobierno y un Parlamento estables y fuertes para abordar los desafíos a los que se enfrenta el país", mientras que han recordado al país la política "de estricta condicionalidad" de la UE.

"El ambicioso Plan de Recuperación Económica para la República de Moldavia, recientemente anunciado, así como el Plan Económico y de Inversiones para la Asociación Oriental, serán impulsores importantes para apoyar las reformas estructurales indispensables", han asegurado los responsables de Exteriores en el escrito, "incluso en las áreas clave de la justicia y la lucha contra la corrupción, para estimular desarrollo y recuperación socioeconómicos a largo plazo, en beneficio del pueblo moldavo".

Contador