El Partido Socialista de Brasil expresa su apoyo a Haddad para la segunda vuelta de las presidenciales

Fernando Haddad, candidato del PT a la Presidencia de Brasil
REUTERS / RICARDO MORAES
Publicado 09/10/2018 23:30:22CET

   MADRID, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El Partido Socialista de Brasil (PSB) ha anunciado este martes que apoyará al candidato del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad, en la segunda vuelta de las presidenciales, en las que se enfrentará al ultraderechista Jair Bolsonaro, quien se impuso en la primera ronda.

   El PSB ha resaltado que su apoyo está condicionado a un compromiso por parte de Haddad a formar "un frente amplio democrático", según ha informado la Agencia Brasil. El partido quedó en séptimo lugar en la primera vuelta.

   El candidato del PT ofreció el lunes un diálogo a las "fuerzas democráticas" de Brasil para frenar a Bolsonaro, con quien se disputará las llaves del Palacio de Planalto en una segunda vuelta electoral prevista para el 28 de octubre.

   "Voy a conversar con las fuerzas democráticas del país", dijo el representante de la izquierda brasileña en una rueda de prensa que ha ofrecido desde Curitiba, donde visitó en la cárcel al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, condenado a doce años de prisión por corrupción.

   La abultada victoria conseguida por el candidato ultraderechista, que obtuvo el 46 por ciento de los votos, ha limitado las opciones que tiene Haddad de darle la vuelta a la situación en la segunda vuelta.

   El exmilitar parece haber aglutinado el favor de los brasileños hastiados de la corrupción de la clase política y de la violencia, que en 2017 produjo más de 63.000 asesinatos, una cifra récord por tercer año consecutivo.

   Así, se hizo con una cómoda victoria a pesar de que sus detractores le han tildado de machista, racista, militarista y homófobo. Propone penas más duras contra homicidas y narcotraficantes, castración química para violadores, empoderar a la Policía, armas para la población y un programa de privatización de la economía.

   Parte de las esperanzas del PT pasan por quienes no acudieron a las urnas. Brasil registró un 20,3 por ciento de abstención, la más alta desde 1988 en un país donde el voto es obligatorio y se multa a quien no acude a sufragar.

   Son prácticamente 30 millones de electores, que podrían inclinar la balanza. La diferencia entre ambos candidatos fue de alrededor de 18 millones de votos. Además, el 2,65 por ciento de quienes sí acudieron a las urnas votaron en blanco y el 6,14 por ciento lo hicieron nulo. Es otro posible caladero.

   La posibilidad de que la izquierda pueda dar la vuelta a los comicios va a depender de las alianzas que Haddad y Bolsonaro logren cerrar en los próximos días.