Actualizado 22/02/2015 14:02 CET

Humala "no va a aceptar actos inamistosos" en referencia a Chile

Ollanta Humala
Foto: TWITTER

LIMA, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El presidente peruano, Ollanta Humala, ha advertido de que su Gobierno "no va a aceptar actos inamistosos" como el supuesto caso de espionaje  en el que estarían implicados varios miembros de la Marina de Guerra, que habrían sido captados por la Armada chilena para conseguir información.

   Las declaraciones de Humala se producen un día después de que su Ejecutivo llamase a consultas a su embajador en Chile y entregase una  nota diplomática al encargado de Negocios de la República de Chile, en la cual expresa "su más enérgica protesta y rechazo por las acciones de espionaje en contra de la seguridad nacional".

   "Estamos esperando la respuesta del Gobierno de Chile", ha explicado Humala, que ha asegurado que el Gobierno "no va a bajar la guardia" ante este "tema importante". El mandatario ha advertido de que no va a tolerar este tipo de actos "y  menos de países con los que venimos trabajando de manera sostenida".

   "Vamos a estar atentos a cómo evolucionan los acontecimientos, pero pediría prudencia", pidiendo respeto a las decisiones adoptadas por la Cancillería, según ha informado la agencia oficial de noticias peruana Andina.

    Respecto al espionaje, el mandatario ha afirmado que se trata de un tema "delicado y lamentable porque está afectando el trabajo que se viene haciendo a nivel cancillería para las fortalecer las relaciones bilaterales" entre Perú y Chile.

PERMANECER "UNIDOS"

   Por otro lado, el gobernante ha pedido a la clase política peruana a permanecer "unida" ante este caso. "En este tipo de temas tenemos que unirnos, no es responsable estar elucubrando, tejiendo novelas en torno a esto", ha criticado Humala.

   "Es un tema de máxima importancia como para que alguien pretenda hacer otro tipo de utilización de un tema así", ha subrayado el presidente peruano, que convocó el pasado jueves un Consejo de Estado y ya advirtió de que este caso "sería gravísimo" para las relaciones bilaterales.