Condenan a cadena perpetua a la cúpula de Sendero Luminoso en Perú

Abimael Guzmán, líder encarcelado de Sendero Luminoso
MARIANA BAZO / REUTERS - Archivo
Actualizado 12/09/2018 8:25:57 CET

LIMA, 12 Sep. (Reuters/EP) -

Un tribunal de Perú ha condenado este martes al fundador del grupo rebelde Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, a una segunda cadena perpetua, y otros nueve implicados en un atentado con un coche bomba en el que murieron 25 personas en un barrio residencial de Lima en 1992.

Junto a Guzmán, de 83 años, también han sido condenados a cadena perpetua por el delito de terrorismo otros nueve integrantes de la cúpula de Sendero Luminoso, un grupo maoísta que se vio involucrado en una guerra interna a finales del siglo pasado con la intención de imponer un Estado comunista en el país.

Guzmán, un exprofesor universitario de filosofía, ya cumple una sentencia de cadena perpetua desde hace 26 años en una base naval por el delito de terrorismo que contempla la ley peruana.

Los fiscales han acusado a Guzmán de ser autor mediato por la detonación de un vehículo con 400 kilos de explosivos en el barrio residencial de Miraflores en julio de 1992, en el mayor atentado de Sendero Luminoso contra civiles en Lima.

Según la Comisión de la Verdad, creada para investigar la guerra interna en Perú, los rebeldes dejaron un automóvil en movimiento cargado con explosivos en Tarata después de que se les impidiera aparcarlo frente a un banco. Al menos 155 personas resultaron heridas, según la comisión.

"Recuerdo como la gente corría de un lado para otro, ensangrentada y gritando. Horrible. En eso le dije a mi mamá que me dolía la pierna. Fue entonces que ella dio un grito. Mi pierna no estaba, había volado", ha señalado en el informe Vanesa Quiroga, que tenía 12 años cuando ocurrió el ataque.

Guzmán ha rechazado en el juicio haber ordenado el ataque. El abogado del jefe rebelde, Alfredo Crespo, ha afirmado durante el juicio que el ataque se produjo sin el consentimiento de Guzmán.

El atentado fue parte de una ofensiva de Sendero Luminoso en la capital del país, y ocurrió meses antes de que Guzmán fuera capturado durante el Gobierno del expresidente Alberto Fujimori, que fue indultado en diciembre de 2017 de una condena de 25 años de prisión por abusos a los Derechos Humanos.

Perú vivió durante dos décadas una sangrienta lucha entre las fuerzas de seguridad y Sendero Luminoso, en la que murieron o desaparecieron alrededor de 69.000 personas, según las cifras oficiales.

Actualmente un facción remanente de Sendero Luminoso realiza esporádicas emboscadas y enfrentamientos con las fuerzas de seguridad en una zona andina de Perú, considerado como el foco en la producción de hoja de coca y cocaína, en alianza con grupos de narcotraficantes, según la Policía.