Actualizado 27/11/2006 19:42:33 +00:00 CET

Perú.- Dos diputadas indígeneas denuncian trato discriminatorio de Iberia pero la compañía dice que hubo 'overbooking'

El Congreso, que tacha de "condenable y gravísimo" lo ocurrido, pide al presidente presentar una queja formal ante el Gobierno español

LIMA, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

El congresista peruano Yonhy Lescano ha pedido al presidente de la República, Alan García, que presente una queja formal ante el Gobierno español por la actitud discriminatoria dispensada por Iberia a las diputadas indígenas María Sumire e Hilaria Supa. Sin embargo, la compañía presidida por Fernando Conte asegura en un comunicado que nunca fueron discriminadas y que no pudieron embarcar en el avión por un problema de 'overbooking'.

Al parecer, según denunciaron las dos diputadas pertenenciente al Partido Nacionalista Peruano de Ollanta Humala, algunos empleados de la aerolínea española les impidieron el pasado sábado abordar el avión que debía trasladarlas de Lima a Madrid, invitadas por el Gobierno español y la Fundación Carolina para participar en el 'II Encuentro de Diputados y Senadores Indígenas en España', que se celebra desde hoy en Madrid y Mérida hasta el próximo domingo.

El congresista anunció también que su grupo de trabajo convocará a la Comisión de Defensa del Consumidor a los representantes de Iberia para que expliquen lo sucedido, algo que calificó de "atropello condenable". "Son actos repudiables de transnacionales que hacen lo que les da la gana en Perú. Las congresistas Sumire y Supa son herederas de un gran imperio y representantes del pueblo peruano y no pueden ser víctimas de este atropello", subrayó.

"CONDENABLE Y GRAVISIMO"

Por su parte, la presidenta del Congreso, Mercedes Cabanillas, calificó lo sucedido como "absolutamente condenable y gravísimo", y aseguró que el Poder Legislativo se siente "agraviado" porque dos congresistas representantes electas de la Nación sufrieron "malos tratos y sobre todo discriminación en territorio peruano". De hecho, anunció una que enviará una queja formal de protesta ante la Embajada de España en Lima.

También se ha pronunciado la ministra de la Mujer, Virginia Borra, que instó al Gobierno español a dar explicaciones sobre lo ocurrido. "Significa una gran ofensa para las mujeres peruanas y todas las mujeres nativas, que no podemos tolerar", indicó Borra, quien señaló que no sólo Iberia tendrá que dar explicaciones, sino que el Gobierno español, "de alguna forma", tendrá que ver "cómo sanciona y cómo se excusa ante las diputadas".

Sumire Huamán se quejó del maltrato por parte de la supervisora de vuelo Paula Bolívar. "Cuando reclamamos por nuestros pasajes nos comenzó a decir 'que se creen, ni siquiera hablan bien castellano, quéjense donde quieran. Nos miraba de pies a cabeza", recordó. La representante de Iberia les argumentó que ya no había cupo para ellas y cuando se identificaron como congresistas "el trato no varió".

En declaraciones a la prensa local, recogidas por Europa Press, una de las congresistas explicó que al llegar al mostrador de Iberia en el aeropuerto de Lima les dijeron que no podían abordar el vuelo porque estaba lleno. "Sin embargo, varios pasajeros que llegaron después que nosotras abordaron el avión sin inconveniente", aseguró.

'OVERBOOKING'

La compañía Iberia ha emitido un comunicado de prensa en el que asegura que el 'overbooking' fue la única razón por la que no pudieron embarcar las dos parlamentarias peruanas en el vuelo 6650, "al igual que les sucedió a otros tres clientes de la compañía, ciudadanos españoles". ""Desgraciadamente en ese vuelo no se consiguió ningún pasajero que aceptara quedarse voluntariamente, previa indemnización, tal y como solicitó Iberia", indicó.

A los cinco afectados se les ofreció la indemnización que les corresponde, según el Pacto Andino, y además viajar en el vuelo de Iberia del día siguiente, alojamiento en el hotel Meliá, manutención, transporte y llamada teléfonica, todo por cuenta de Iberia. Tres clientes aceptaron esta alternativa, no así las dos parlamentarias, a las que entonces se les ofreció viajar en un vuelo de Lan vía Guayaquil, y con salida de Lima a las 8:00 del domingo, que aceptaron, por lo que se les reservó en el vuelo elegido, pero rechazaron el hotel, manutención y taxis.

"Iberia lamenta profundamente los inconvenientes sufridos por los clientes afectados por este hecho, pero quiere dejar claro que no hubo trato discriminatorio con ninguno de los ellos. Iberia vuela a 38 países distintos, en todos los cuales los empleados son contratados localmente, como es el caso de Perú, sin discriminación de ningún tipo por su origen, raza o condición", sentenció.