Perú.- El Ejército protege la identidad de militares violadores de los Derechos Humanos, según HRW

Actualizado 29/03/2006 15:04:10 CET

MADRID, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las Fuerzas Armadas peruanas se resisten "de forma sistemática" a proporcionar información a la justicia sobre militares que han violado los Derechos Humanos durante los conflictos armados que se han desarrollado en Perú, según denunció la organización Human Rights Watch (HRW) en una carta remitida al presidente, Alejandro Toledo.

En dicha misiva, HRW instó al Gobierno peruano a tomar cartas en el asunto, puesto que no es posible "que no existan registros" de las acciones llevadas a cabo por militares, y la negación de su existencia "carece de credibilidad" y está dirigida a "ocultar los abusos cometidos y proteger a los culpables", señaló el director de HRW para las Américas, José Miguel Vivanco.

En el marco de esta acusaciones, el director se refirió al caso del candidato presidencial Ollanta Humala, quien es militar retirado y ha recibido en los últimos meses numerosas acusaciones por suspestas violaciones de los Derechos Humanos, incluidas torturas y desapariciones, cometidas por él durante su estancia en la base de Madre Mía (departamento de San Martín) durante los años 1992 y 1993.

Tras pedir los jueces que instruyen el caso los informes personales de Humala, las autoridades competentes y responsables de proporcionarlos aseguraron que se habían extraviado varios de los documentos. Adicionalmente, cuando se solicitaron los registros donde se guardan los seudónimos utilizados por militares durante las operaciones, el ninistro de Defensa, Marciano Rengifo, negó públicamente que las fuerzas armadas conservaran ese tipo de registros, denunció HRW.

"Las declaraciones generales sobre la supuesta inexistencia de este tipo de registro carecen de toda credibilidad," señaló Vivanco. Según la organización, en varios lugares se han encontrado documentos que contienen este tipo de información.

En el caso Humala, siempre según HRW, se encontró la declaración de un mayor del Ejército que fue entrevistado en noviembre de 1992 por un militar que investigaba unas acusaciones por tráfico de drogas en la base donde Humala estaba destinado. Dicho miembro del Ejército reveló los seudónimos utilizados por algunos de los efectivos de la base, entre ellos el de Humala, quien fue identificado como 'Carlos'.

Humala reconoció haber utilizado el seudónimo de 'Carlos', pero alega que otros oficiales también conocidos como 'Carlos' son los responsables de los presuntos abusos. "Resulta claro que las Fuerzas Armadas sí conservaron registros sobre la identidad y los seudónimos empleados por el personal militar por lo menos en algunos casos", señaló Vivanco.

Por todo ello pidió a Toledo y al Ejército peruano que coopere "plenamente" en las investigaciones, para "asegurar que se haga justicia, esclarecer la verdad y proteger a los miembros del Ejército que sean inocentes".