Actualizado 29/10/2012 19:23 CET

Perú.- La fiscalía de Perú advierte de que la firma de Fujimori es condición 'sine qua non' para tramitar su indulto

LIMA, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

El fiscal anticorrupción peruano, Julio Arbizu, ha advertido de que la petición de indulto para el expresidente Alberto Fujimori necesita de la firma del antiguo mandatario y ha subrayado que hasta que los documentos no cuenten con su rúbrica no serán tramitados por la Comisión de Gracias Presidenciales.

La comisión ya solicitó algunos días la firma de Fujimori, semanas después de que sus hijos pidiesen el indulto. Hasta que el expresidente no exprese su deseo por obtener el beneficio, los documentos no tienen validez.

Arbizu ha reiterado, en una entrevista con la emisora Radio San Borja, que se trata de un requisito "indispensable". Sin la firma, "el pedido no podrá ser atendido", ha añadido el fiscal, que ha aplazado cualquier evaluación sobre el estado de salud de Fujimori hasta que la falta "se subsane", según declaraciones recogidas por el diario 'El Comercio'.

El pasado 10 de octubre, los cuatro hijos de Fujimori --Keiko, Kenji, Sachi e Hiro-- solicitaron formalmente al Ministerio de Justicia que indulte a su padre por razones humanitarias y adjuntaron su historia clínica para acreditar la gravedad de su estado de salud.

En los últimos años, el expresidente se ha sometido a un total de cinco operaciones quirúrgicas para combatir el cáncer de lengua que padece, la última de ellas fue el pasado 21 de agosto, aunque apenas un mes después tuvo que ser hospitalizado por problemas de cicatrización.

En noviembre de 2011, el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas de Lima presentó un informe en el que corrobora que el ex jefe de Estado padece cáncer de lengua y una profunda depresión, por lo que está en condiciones de solicitar un indulto humanitario.

Sobre Fujimori, de 74 años, pesan varias condenas. La más importante es la de 25 años de cárcel dictada en abril de 2009 por las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta y por el secuestro de un empresario y un periodista. Los hechos ocurrieron en la década de 1990, cuando su Gobierno emprendió una lucha contra Sendero Luminoso.