La Fiscalía de Perú captura una embarcación china y se incauta de 19 toneladas de pesca ilegal

Actualizado 26/10/2018 8:42:55 CET

LIMA, 26 Oct. (Reuters/EP) -

Una embarcación china ha sido capturada con 19 toneladas de calamar gigante extraídas presuntamente de forma ilegal en el mar peruano en el marco de una operación de las fuerzas de seguridad de Perú, según ha informado la Fiscalía.

'Runda 68' ha sido intervenida frente a la costa norte del país por carecer de autorización para extraer productos marinos dentro de las 200 millas de mar peruano, rico en recursos hidrobiológicos.

Los fiscales han señalado en un comunicado que se han dispuesto 80 días de investigación preliminar contra los representantes de la embarcación china por el presunto delito de extracción ilegal de especies marinas.

El representante de la embarcación china, Juan Cortez, ha rechazado la acusación. "La pesca no es ilegal, fue extraída en aguas internacionales cerca a la línea ecuatorial, el tipo de pota no corresponde a las características del mar peruano", ha afirmado.

Según la sede en Perú de la organización no gubernamental OCEANA, la nave fue detenida cuando realizaba un cambio de rumbo hacia el puerto peruano de Chimbot, donde se encuentra en un centro de mantenimiento de la Marina. Pero Cortez ha explicado que no desviaron su ruta sino que sufrieron un fallo en el motor de la embarcación.

La nave levantó las sospechas de las autoridades después de que esta redujese drásticamente su velocidad y se mantuviera así durante casi seis horas durante la noche, cuando se acostumbra a pescar pota, una variedad de calamar.

El comportamiento de la embarcación fue detectado con la ayuda del Global Fishing Watch, una plataforma para monitorizar la pesca a escala mundial, que puede seguir la ruta de una nave y su comportamiento en el mar, tal y como ha indicado la Fiscalía.

En Perú operan muchas naves de bandera asiática, en su mayoría de China, que pescan pota o calamar gigante con permisos oficiales y dentro del límite del mar peruano. Sin embargo, la pesca ilegal genera al país sudamericano una pérdida económica por encima de los 360 millones de dólares anuales, según OCEANA.

Contador