Publicado 21/01/2021 17:57CET

Perú.- La Fiscalía de Perú embargó en 2020 bienes por valor de 41 millones de euros a imputados por el caso Lava Jato

Logo de Odebrecht.
Logo de Odebrecht. - TWITTER - Archivo

MADRID, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

La fiscal peruana 'ad hoc' para el caso Lava Jato, Silvana Carrión, ha informado de que a lo largo del año 2020 se lograron embargar los bienes y activos de imputados y empresas investigadas por un valor de más de 180 millones de soles (40,9 millones de euros) en el marco del entramado, que gira en torno a la constructora Odebrecht.

"Con dicho monto, a la fecha hemos superado la cifra de 850 millones en embargos que han sido inscritos en registros públicos", ha destacado en declaraciones a la emisora de radio RPP. Carrión ha explicado así que los embargos sobre los bienes "nos permiten asegurar el eventual pago de la reparación civil que deberán realizar los investigados a favor del Estado".

El grupo especial Lava Jato ha elaborado un breve balance sobre su trabajo durante el 2020. En un documento difundido este jueves, ha destacado que se han solicitado, además, más de 6.000 millones de soles (1.365 millones de euros) en indemnizaciones relacionadas con quince casos penales.

"Ha sido un año muy difícil para el sector público debido a la pandemia por la COVID-19. Sin embargo, hemos logrado cobrar 24 millones de soles (5,4 millones de euros) por concepto de reparación civil por 3 acuerdos de colaboración eficaz: Odebrecht, Josef Maiman y José Francisco Zaragoza", ha explicado.

La fiscal también ha resaltado que se han presentado ante la Fiscalía 17 solicitudes para que se amplíe la investigación sobre nuevos hechos ilícitos en 15 casos penales.

El caso Odebrecht es la principal causa derivada de la mediática operación Lava Jato, que estalló en Brasil, y que posteriormente implicó a la constructora en una red internacional, con la que había instaurado la corrupción a nivel institucional en más de una decena de países de América Latina.

Después de Brasil, Perú es el país donde más fuerza ha cobrado el escándalo, tanto es así que los últimos presidentes del país --Alejandro Toledo, Ollanta Humala y Pedro Pablo Kuczynski-- están siendo investigados por sus supuestos vínculos con la trama, sin olvidar a Alan García, quien se suicidó en 2019 cuando iba a ser detenido por la Policía.