Publicado 25/09/2020 05:40CET

Perú.- La Fiscalía de Perú retoma la investigación contra el expresidente Humala por posibles delitos de lesa humanidad

El expresidente de Perú, Ollanta Humala, y su esposa Nadine Heredia.
El expresidente de Perú, Ollanta Humala, y su esposa Nadine Heredia. - EL COMERCIO / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Perú trabaja para reactivar el 'Caso Madre Mía', en el cual se investiga la posible responsabilidad del expresidente Ollanta Humala (2011-2016) en varios delitos de lesa humanidad cometidos en el norte del país durante la década de los años 90, cuando ejercía de oficial del Ejército.

El equipo de investigación no descarta solicitar la comparecencia de Humala durante las pesquisas, a la espera de que el Congreso, que cuenta con el informe final de la comisión, todavía no lo haya votado para sacarlo a trámite, dos años después de haberlo recibido.

La pandemia del coronavirus provocó una paralización del caso, ya que la mayoría de los testigos que señalaron a Humala residen en asentamientos en plena selva, por lo que se hizo casi imposible recopilar sus testimonios a través de vía telemática, ha explicado el periódico 'Perú 21'.

Ahora la Fiscalía deberá volver a programar algunas de las comparecencias de los testigos que faltan, así como otras diligencias, en las que participará también el abogado de Humala, Edison Huamán.

Las instituciones judiciales peruanas han sufrido una paralización forzosa en los últimos meses por culpa de la crisis del coronavirus, provocando la interrupción de muchas de las causas en las que fiscales habían estado trabajando, como la relacionada con el caso 'Lava Jato', en la que varios presidentes, entre ellos Humala, y otros altos funcionarios, están siendo investigados por corrupción.

'CASO MADRE MÍA'

Tras más de un año de investigación, la comisión encargada ha recopilado pruebas y declaraciones que apuntan hacia Humala, el supuesto 'Capitán Carlos', que lideraba uno de los operativos militares en la región Huánuco contra las guerrillas de Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Tupac Amaru.

En 1992, Humala era capitán del Ejército de Perú y jefe de la base militar del municipio de Madre Mía, en plena selva, en la que se habrían cometido torturas, ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzosas.

Una de las víctimas, Jorge Ávila, denunció haber sido torturado por el propio Humala y le acusó de ser el responsable de la desaparición de su hermana y su cuñado, tras ser confundido con guerrilleros de Sendero Luminoso.

No obstante, en 2009 se archivó la causa porque no había pruebas suficientes para proceder a un juicio oral, ya que algunos de los testigos se habían retractado.

El caso se reactivó en 2017, cuando varios testimonios, animados por las nuevas declaraciones de Ávila confirmando que había recibido 4.500 dólares del entorno de Humala para modificar su versión, salieron a la luz.

Hasta la fecha, el equipo forense de la Fiscalía ha logrado exhumar 18 cuerpos, el primero de ellos en junio de 2017. Si bien se tienen constancia de que hubo más fosas comunes, en algunos casos la fuerza de los ríos de la zona, como el de Huallaga, acabó de borrar los rastros de las sepulturas.

Contador